Una toma clandestina conectada a un ducto de Pemex explota en el Estado de México

La petrolera estatal ha reportado la existencia de 6.125 tomas ilegales de hidrocarburos en los primeros siete meses del año, de las que 900 se encuentran en el Estado de México

Personal de Protección Civil, de la Guardia Nacional y bomberos trabajan para apagar el incendio en en Acolman, Estado de México.
Personal de Protección Civil, de la Guardia Nacional y bomberos trabajan para apagar el incendio en en Acolman, Estado de México.CORTESÍA

La explosión de una toma clandestina de combustible ha alarmado a los pobladores de Santa María, en el municipio Acolman (Estado de México), la madrugada de este jueves. De acuerdo con los reportes de Protección Civil, el ducto que transporta diésel estaba conectado a un ducto de Pemex y fue perforado por presuntos huachicoleros, lo que ocasionó el incendio con llamas de más de 10 metros de altura en un descampado. De acuerdo con las autoridades locales no se reportaron lesionados y el fuego ya ha sido controlado. Con el registro de 900 tomas clandestinas, el Estado de México es la tercera entidad con más tomas clandestinas solo detrás de Hidalgo y Puebla. Pese a los esfuerzos del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en su cruzada contra el huachicol, el hurto de gasolina, diésel, crudo y otros combustibles sigue siendo un quebradero de quebeza para el Ejecutivo con más de 6.000 tomas clandestinas regadas por todo el país.

Más información

De acuerdo con los primeros reportes de las autoridades locales, este ducto podría tratarse del Tuxpan-Azcapotzalco que corre de manera paralela a la autopista México-Pirámides y traslada el combustible del puerto de Veracruz hacia Ciudad de México. Pemex cerró el paso del combustible y por algunas horas solo se observó la flama de la quema del combustible remanente que los equipos de emergencia dejaron consumir. Aunque no se reportaron heridos, los servicios de emergencia optaron por implementar un área de protección de dos kilómetros alrededor del incendio. Hasta el momento no se reportan detenidos por la toma de combustible clandestina.

El sitio donde fue detectada la toma clandestina en Acolman, Estado de México.
El sitio donde fue detectada la toma clandestina en Acolman, Estado de México.CORTESÍA

La explosión en esta toma clandestina da cuenta de que el robo de combustible sigue siendo un problema latente de esta Administración. De acuerdo con un informe de Pemex publicado a través de la Plataforma Nacional de Transparencia de enero a julio solo en el Estado de México se detectaron 900 tomas clandestinas en esta entidad, de un total de 6.125 a nivel nacional. Con esta cifra el Estado de México ocupa el tercer sitio, solo detrás de los Estados de Hidalgo, que reporta 2.554, y Puebla, con 1.185.

Desde el primer día de su Gobierno, Andrés Manuel López Obrador declaró una cruzada en contra de este delito, conocido como huachicol, sin embargo, en el meridiano de su mandato el hurto de combustibles, los bidones llenados clandestinamente y los pinchazos en los ductos de la petrolera estatal siguen siendo una constante. Las cifras oficiales de Pemex sobre el huachicol son apenas la punta de un iceberg del boquete que ocasiona el mercado negro de combustible en México. Según la petrolera, el país perdió durante los primeros siete meses de este año casi 175 millones de pesos por estos robos, cifra apenas inferior a los 177 millones de pesos de pérdidas por robo sufridas en todo el año anterior.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción