La magia de hacer postres en el corazón del barrio bravo

El puesto de Penélope Ramírez sería tan común como cualquier otro si no fuera porque abre en medio de la noche en uno de los barrios más peligrosos de México

Penélope Ramírez vende postres en medio de la noche en el barrio de Tepito, en Ciudad de México.
Penélope Ramírez vende postres en medio de la noche en el barrio de Tepito, en Ciudad de México.Gladys Serrano

Los minis podría ser un local en alguna de las zonas de moda de Ciudad de México. Sin embargo, Penélope Ramírez decidió montar su repostería en el lugar más inesperado, el barrio bravo de Tepito, el sitio de donde emergen boxeadores y futbolistas, y que es famoso por el comercio de mercancías ilegales. Pero ella sabe que ese no es el único rostro que tiene el barrio donde nació, creció y vio trabajar a su madre y abuela en un local de ropa. “Nos merecemos cosas buenas”, dice. Mientras los otros puestos ofrecen cervezas o películas piratas, ella trae la dulzura a un lugar que solo los locales se atreven a recorrer de noche. Ha trabajado ahí desde los seis años y se siente orgullosa de eso, quiere seguir en el corazón de su barrio, desafiando los estereotipos, como siempre lo han hecho los habitantes de este lugar.

Durante el día, en la calle Matamoros se pueden encontrar cervecerías, locales de ropa o películas piratas; de noche, lo único que ilumina esta calle y atrae a los vecinos es Los minis.
Durante el día, en la calle Matamoros se pueden encontrar cervecerías, locales de ropa o películas piratas; de noche, lo único que ilumina esta calle y atrae a los vecinos es Los minis.Gladys Serrano
Penélope y Christopher se preparan para entregar un pastel, mientras el negocio de Eugenia, la madre de Penélope, sigue activo durante el día con la venta de ropa.
Penélope y Christopher se preparan para entregar un pastel, mientras el negocio de Eugenia, la madre de Penélope, sigue activo durante el día con la venta de ropa.Gladys Serrano
Penélope prepara las mezclas para los postres en la parte posterior del negocio de ropa de su madre.
Penélope prepara las mezclas para los postres en la parte posterior del negocio de ropa de su madre.Gladys Serrano
Christopher desmonta el puesto de ropa para bebé. Cuando todos los comerciantes terminan de trabajar, ellos empiezan de nuevo y su puesto se transforma en un local de repostería.
Christopher desmonta el puesto de ropa para bebé. Cuando todos los comerciantes terminan de trabajar, ellos empiezan de nuevo y su puesto se transforma en un local de repostería.Gladys Serrano
Los habitantes del barrio empiezan a apropiarse de las calles al caer la noche, salen a pasear o buscar algo de comida entre los esqueletos de los negocios vacíos.
Los habitantes del barrio empiezan a apropiarse de las calles al caer la noche, salen a pasear o buscar algo de comida entre los esqueletos de los negocios vacíos.Gladys Serrano
Penélope ha trabajado desde los seis años. "Siempre he regresado a Tepito, no importa en qué zona viva, yo pertenezco a este lugar", afirma.
Penélope ha trabajado desde los seis años. "Siempre he regresado a Tepito, no importa en qué zona viva, yo pertenezco a este lugar", afirma.Gladys Serrano

Penélope y su pareja, Christopher, empiezan su jornada a las 12 del mediodía en el local de ropa para bebé que le heredó su abuela. Ella es la tercera generación de una familia de mujeres comerciantes. Las dificultades económicas la llevaron a improvisar un negocio extra aprovechando sus estudios en gastronomía. Cuando todos empiezan a guardar las mercancías, ella se prepara para iniciar una nueva jornada, primero con una mesita y unos cuantos postres.

Hubo días en que solamente vendieron seis pesos. “Vamos a hacer como que este día nunca existió”, le decía a Christopher, y así noche tras noche seguían intentándolo hasta que se empezó a correr la voz y ahora, cuando ellos todavía están sacando refrigeradores y freidoras, ya hay clientes que vienen a preguntar cuánto falta. Les toma tres horas hacer que la ropa desaparezca y todo se transforme en la tienda de postres, todos los días terminan a las tres de la madrugada. Pues al contrario de lo que se piensa, la vida es difícil en este barrio y quienes busquen sobresalir, como ella, tendrán que esforzarse el doble.

“Los del barrio vamos a otros lados a buscar aceptación, yo pensé: ¿por qué no hacemos algo de alta calidad que no tengamos que ir a buscar a otro lado?”, dice Penélope.
“Los del barrio vamos a otros lados a buscar aceptación, yo pensé: ¿por qué no hacemos algo de alta calidad que no tengamos que ir a buscar a otro lado?”, dice Penélope.Gladys Serrano
Jorman Ramírez y Wisin posan para una foto mientras el tianguis (mercado) de Tepito va cerrando sus locales. La familia de Penélope viene de una tradición de comerciantes, su abuela fue una de las fundadoras de Tepito.
Jorman Ramírez y Wisin posan para una foto mientras el tianguis (mercado) de Tepito va cerrando sus locales. La familia de Penélope viene de una tradición de comerciantes, su abuela fue una de las fundadoras de Tepito.Gladys Serrano
La identidad de los habitantes está muy arraigada. En este lugar se pueden encontrar platillos que solamente se preparan aquí, como las migas.
La identidad de los habitantes está muy arraigada. En este lugar se pueden encontrar platillos que solamente se preparan aquí, como las migas.Gladys Serrano
Algunos puestos ambulantes salen durante la noche a ofrecer alimentos a las calles principales del barrio.
Algunos puestos ambulantes salen durante la noche a ofrecer alimentos a las calles principales del barrio.Gladys Serrano
El nombre del barrio tiene un origen náhuatl en la palabra Teocal-tepiton, que significa "pequeño templo".
El nombre del barrio tiene un origen náhuatl en la palabra Teocal-tepiton, que significa "pequeño templo".Gladys Serrano
Un joven de Tepito corta el cabello a un cliente en una peluquería improvisada en una banqueta. Los vecinos más jóvenes aprovechan los espacios vacíos durante la noche para establecer sus negocios.
Un joven de Tepito corta el cabello a un cliente en una peluquería improvisada en una banqueta. Los vecinos más jóvenes aprovechan los espacios vacíos durante la noche para establecer sus negocios.Gladys Serrano
El tianguis se encuentra en la periferia del centro de Ciudad de México. Aunque el nombre de la colonia es Morelos, la zona es conocida por todos como Tepito.
El tianguis se encuentra en la periferia del centro de Ciudad de México. Aunque el nombre de la colonia es Morelos, la zona es conocida por todos como Tepito.Gladys Serrano

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Gladys Serrano

Es periodista visual en EL PAÍS América, realiza coberturas en fotografía y vídeo. Ha sido becaria de la International Women's Media Foundation y el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México. Es licenciada en Políticas Públicas por la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Normas

Más información

Archivado En