La rehabilitación de la Línea 12 costará a Grupo Carso unos 800 millones de pesos

El conglomerado de Carlos Slim planea destinar menos del 1% de sus ventas para reparar el tramo colapsado del metro de la capital

Trabajadores laboran en la remoción de escombros y estructuras tras el accidente de la Línea 12 del metro en Ciudad de México.
Trabajadores laboran en la remoción de escombros y estructuras tras el accidente de la Línea 12 del metro en Ciudad de México.Hector Guerrero

La compañía del multimillonario mexicano Carlos Slim a cargo de la construcción del tramo de la Línea 12 del metro de Ciudad de México que colapsó en mayo pasado, Grupo Carso, ha anunciado este martes que pretende destinar 800 millones de pesos (unos 35 millones de euros), que representan alrededor del 1% de sus ventas, para rehabilitar y reparar la obra cuyo derrumbe dejó 26 personas muertas y decenas de lesionadas. “El costo no va a ser más que eso. Tan pronto como terminemos el proyecto de ingeniería podremos definir el número”, ha afirmado el director general de Grupo Carso, Antonio Gómez, en una conferencia con analistas, según ha retomado la agencia Reuters.

Aunque el accidente fue provocado por los errores en la construcción del tramo, según ha determinado una consultora independiente contratada por la Fiscalía de Ciudad de México, el conglomerado ha negado desde el inicio su responsabilidad en el siniestro. No obstante, el empresario Carlos Slim se encamina a cumplir la promesa que hizo después del derrumbe, mucho antes de que el Gobierno iniciara el proceso penal contra los presuntos responsables de una de las peores tragedias que ha sufrido la capital. “(Slim) va pagar todo, independientemente de si estuvo bien o mal construido el metro”, aseguraba a finales de junio el presidente Andres Manuel López Obrador tras reunirse con el magnate.

Los trabajos de rehabilitación, anunciados formalmente hace una semana en la firma de un convenio de colaboración y un acuerdo reparatorio con el Gobierno de Ciudad de México, incluyen la reparación del tramo entre las estaciones Olivos y Tezonco. Así como el reforzamiento del trecho metálico elevado edificado y entregado en 2013 por CICSA, la unidad de construcción de Grupo Carso, que integró junto con la empresa ICA y la firma francesa Alstom un consorcio que construyó la Línea 12. CICSA “no causó ni es responsable del lamentable evento del pasado 3 de mayo en la Línea 12 del metro”, ha sostenido la empresa en un comunicado enviado hace una semana a la Bolsa de Mexicana de Valores, donde acusa de “diferencias sustanciales” entre los dictámenes periciales y los estudios técnicos de la misma empresa y los realizados por las autoridades de la capital.

Por otro lado, tras presentar el resultado de sus investigaciones sobre el origen del derrumbe, la Fiscalía de la Ciudad de México inició hace dos semanas la persecución penal contra los primeros responsables: diez funcionarios implicados en poner los cimientos de la obra, donde se ha determinado que hubo fallas estructurales y omisiones que llevaron al colapso del recorrido elevado la noche del pasado 3 de mayo. De acuerdo con la carpeta de investigación del caso, desde el director del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas, hasta supervisores de obra, enfrentarán cargos por homicidio culposo, daño a la propiedad y lesiones. Sin embargo, la Fiscalía no descarta que haya medios alternativos para que las víctimas y los acusados puedan llegar a un acuerdo, “bajo la premisa de que la justicia alternativa puede ofrecer mejores opciones para asegurar la reparación integral de las víctimas”, según señaló la fiscal Ernestina Godoy.

Además de Horcasitas, quien figura como el principal responsable del accidente, otros de los señalados han sido: Juan Antonio Giral, director de Diseño y Obras Civiles del Proyecto Metro; Moisés Guerrero, director de Construcción; Héctor Rosas, subdirector de Obra Civil; Enrique Baker, subdirector de Estructuras; Guillermo Leonardo Alcázar, director responsable de la obra; Ricardo Pérez, encargado de seguridad estructural; Juan Carlos Ramos, residente de obra Tramo Olivos-Tezonco (la parte que colapsó); Fernando Amezcua, director general de supervisión de obra (y representante del consorcio constructor, LYTSA, IACSA y EINSA) y Fernando Ramiro Lalana, director de coordinación de supervisión de obra. Los funcionarios formaron parte de la administración de Marcelo Ebrard como Jefe de Gobierno de la capital (2006 a 2012), hoy canciller y uno de los posibles aspirantes a las elecciones presidenciales de 2024, para quien la construcción de la Línea 12 del metro supuso su gran obra estrella.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

María Julia Castañeda

Redactora en EL PAÍS México. Enfocada en contar historias con perspectiva de género. Es graduada en Periodismo por el Tecnológico de Monterrey y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS