Los homicidios registraron una leve disminución en México durante la pandemia

Un estudio de la Universidad de San Diego advierte de que la impunidad es un grave problema y recomienda una reforma del sistema de justicia

Integrantes del CJNG, ataviados con chalecos antibalas y cascos, en Michoacán con armas de asalto de gran calibre.
Integrantes del CJNG, ataviados con chalecos antibalas y cascos, en Michoacán con armas de asalto de gran calibre.Cuartoscuro

México, que por años ha mantenido una de las tasas más altas de homicidios en el continente, ha registrado una baja en este tipo de delitos entre 2020 y 2021, los años de la pandemia de covid-19, según un informe elaborado por el Departamento de Ciencias Políticas e Internacionales de la Universidad de San Diego, en California.

El estudio —que se publica anualmente desde 2009— basa sus conclusiones en el análisis de cifras oficiales y de fuentes independientes para dibujar el panorama de la violencia y el crimen organizado en el país norteamericano. La pandemia, describen los autores de la investigación, golpeó las líneas de suministro de agrupaciones criminales como el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), uno de los mayores proveedores de metanfetaminas a Estados Unidos, y pudo influir en la reducción de los homicidios, aunque advierten que las estadísticas pudieron verse afectadas por la reducción en la recopilación de datos debido a los cierres de las instituciones públicas por las cuarentenas.

El informe compara los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y del Inegi. Ambos registran una reducción en los homicidios durante 2020. Según el SNSP, ese año hubo 34.515 homicidios, mientras que el instituto de estadísticas registra 35.247 víctimas. La tasa de homicidios fue más alta en 2019, cuando las autoridades registraron 36.476. “Dado que los datos del primer semestre de 2021 continúan mostrando modestas disminuciones en el número de homicidios, hay indicios de que el aumento de estos que comenzó en 2015 puede estar comenzando a estabilizarse. Sin embargo, el número de homicidios en México se mantiene en niveles excepcionalmente altos”, describen los autores del informe.

Otro tipo de crímenes como extorsiones, secuestros y lesiones también disminuyeron durante el pasado año en comparación con 2019, aunque los autores advierten de que “el subregistro generalizado de delitos, así como las interrupciones de las actividades de recopilación de datos y los mecanismos de denuncia provocados por la pandemia, deja abierta la posibilidad de que el número real de delitos cometidos sea superior a las cifras oficiales”.

La investigación centra su atención en el impacto que la covid-19 tuvo en la violencia en México y las agrupaciones criminales y cita reportes de la DEA en los que el organismo afirma que el cierre de puertos y fronteras afectaron a los traficantes de drogas. El Cartel Jalisco Nueva Generación fue una de las agrupaciones criminales que más vieron dañadas sus actividades ilícitas.

“La DEA informa que inicialmente hubo interrupciones en la cadena de suministro que hicieron especialmente difícil para el CJNG obtener productos químicos de ubicaciones en China, en particular, Wuhan [primer epicentro de la pandemia]”, se lee en el estudio. “La decisión del Gobierno de EE UU de permitir la entrada de solo viajeros esenciales en los puertos de entrada terrestres también redujo drásticamente los cruces de peatones y vehículos a lo largo de la frontera y probablemente creó complicaciones para el contrabando”, agregan los investigadores.

Esas restricciones aumentaron los costos de producción y transporte de las drogas, lo que llevó al CJNG a aumentar los precios, que, según el informe, continúan elevados. “Incluso con la reanudación de la producción y el aumento gradual del tráfico transfronterizo en los puertos de entrada terrestres de EE UU, CJNG retuvo deliberadamente los envíos de drogas ilícitas para inflar artificialmente los precios al por mayor de las metanfetaminas para aumentar las ganancias y compensar la pérdida de ingresos”, advierte el reporte.

Continúa la impunidad

A pesar de la leve reducción en los delitos violentos en México, el informe de la Universidad de San Diego advierte que el problema de la impunidad sigue siendo grave en el país, donde el 90% de los crímenes queda sin esclarecerse. “La gran mayoría de los delitos en México no se denuncian, no se investigan ni se castigan, principalmente debido a la falta de confianza en la integridad y eficacia de las autoridades gubernamentales”, señalan los autores.

Esa falta de eficiencia y beligerancia de las autoridades, advierte la investigación, puede hacer que haya un aumento en los crímenes en los próximos años. “Lo que México necesita desesperadamente es desarrollar una mayor capacidad institucional e integridad en sus instituciones encargadas de hacer cumplir la ley, así como una estrategia más efectiva para enfrentar la amenaza que representa el crimen organizado”, recomiendan los investigadores, que catalogan como “mediocres” los esfuerzos para hacer frente a la impunidad. “Si bien es encomiable que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya abandonado la fallida estrategia de la guerra contra las drogas, México aún necesita una estrategia alternativa para reducir el poder del crimen organizado y los niveles generales de violencia”, advierte el estudio.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Carlos Salinas Maldonado

Redactor de la edición América del diario EL PAÍS. Durante once años se encargó de la cobertura de Nicaragua, desde Managua. Ahora, en la redacción de Ciudad de México, cubre la actualidad de Centroamérica y temas de educación y medio ambiente.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS