Checo Pérez: “Quería más del tercer lugar”

El piloto de 31 años se convierte en el primer mexicano en subirse al podio en el Gran Premio de su país y agranda su trayectoria en la Fórmula 1

El piloto Checo Pérez celebra con su equipo el tercer lugar ganado en el Gran Premio de Ciudad de México, este domingo.
El piloto Checo Pérez celebra con su equipo el tercer lugar ganado en el Gran Premio de Ciudad de México, este domingo.Francisco Guasco / POOL / POOL (EFE)

Sergio Pérez ha cerrado tres Gran Premio con tres podios consecutivos. El más valioso es este en Ciudad de México, un galardón que lucía prácticamente imposible en sus tiempos en Force India/Racing Point. Arriba del Red Bull, el piloto pudo celebrar con su gente un tercer lugar. “Fue muy especial. Quería más, fue un gran trabajo del equipo. Son la mejor afición”, lanzó Pérez a la grada. El ritmo del mexicano era tan bueno que le hacía querer pelear por el segundo puesto y amargar a Mercedes, pero Lewis Hamilton, siete veces campeón de la Fórmula 1 sacó colmillo. “Me hubiera gustado obviamente ganar, pero es un gran resultado estar en el podio en casa”, dijo.

El autódromo Hermanos Rodríguez fue un volcán. El público se encomendó a su piloto para intentar impulsarlo. En la parte del estadio las tribunas se pintaron del color de la bandera mexicana y, para intentar competir con el Gran Premio de Países Bajos, prendieron unas antorchas de humo verde. “Cuando entraba a la tribuna podía escuchar a los aficionados”, comentó el nacido en Guadalajara. Más de 372.000 personas cobijaron la gran tarde de Red Bull que se quedó con la victoria gracias a Max Verstappen. “Es muy genial ganar aquí y que Checo haya terminado en el podio”, opinó el holandés, tres veces ganador en suelo mexicano.

Checo Pérez aprovechó un choque entre Ricciardo y Bottas al inicio de la carrera para ponerse en la tercera posición. El mexicano no soltó la posición y le ofreció un duro reto a Hamilton que ya no podía alcanzar a Verstappen. La batalla entre Pérez y el británico duró hasta la última vuelta. “No fue suficiente para alcanzarlo”, sentenció Pérez. “Intentamos impulsarnos en todo el fin de semana”, agregó. “Tenía detrás al coche más veloz del fin de semana, Sergio estaba detrás de mí presionándome y me decidí no dejarlo pasar”, mencionó Hamilton para F1 TV.

Antes de la carrera, en los garajes había tensión entre los vecinos. Red Bull y Mercedes, que pelean los campeonatos de pilotos y constructoras a falta ya de cuatro carreras, riñen en una de las temporadas más competitivas en más de cinco años. Las otras escuderías, con menor presión, lo pasaban de lo lindo. Fernando Alonso y Esteban Ocon dibujaron un grafiti con el logotipo de Alpine; George Russell saludaba a todo el que se cruzara en el camino de Williams y Kimi Raikkonen disfrutaba de un café americano en su mesa antes de retirarse al final de la temporada.

Tras la carrera, todo era una cacería por una selfie con Checo Pérez. El mexicano, tras hablar con todas las televisoras, era asediado por más periodistas y aficionados. Su familia, más tranquila, tomaba una cerveza en una de las terrazas junto a Emilio Azcárraga, el dueño de Televisa, el gran consorcio de medios. “Nos vamos para Guadalajara para la fiesta”, mencionó Antonio Pérez, padre de Sergio. El hermano, Toño, presumía una camiseta de Red Bull estilo mariachi. Los aficionados de Fórmula 1 le concedieron el premio de piloto del día a Pérez, el héroe del día para los suyos.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Diego Mancera

Es portadista de EL PAÍS América y periodista de la edición mexicana desde 2016. Está especializado en temas de deportes. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Vive en Ciudad de México.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS