Lo virtual y lo presencial en el regreso de la Feria del Libro de Guadalajara

Un repaso de lo que los lectores podrán ver en sus computadoras o en vivo en la edición 35 de la feria más grande del idioma español que regresa este año en formato semi-presencial

Visitantes de la feria internacional del libro de la ciudad de Guadalajara en la edición 2019.
Visitantes de la feria internacional del libro de la ciudad de Guadalajara en la edición 2019.Hector Guerrero

Después de haber mudado a autores y editoriales a un formato completamente virtual el año pasado, la Feria del Libro de Guadalajara (FIL) regresa este sábado 27 de noviembre, en su edición número 35, con una versión semi-presencial en la que los lectores podrán, durante una semana, escuchar a autores, políticos o periodistas en vivo desde Guadalajara o en sus pantallas. Como lo explicó recientemente a EL PAÍS la directora de la FIL, Marisol Schultz, el formato 100% virtual del año pasado fue costoso para las finanzas de la feria pero muy exitoso para los lectores: si en un año ‘normal’ podían asistir a la FIL 828.000 personas, el año pasado 21 millones de personas en varios países del mundo se unieron a ver sus eventos por redes sociales o canales de televisión pública. “Todavía nos parece increíble, pero fue real”, dijo Schultz.

Este año el 70% de los eventos de la FIL serán presenciales y el 30% serán en formato virtual (en su página web se pueden consultar todos los eventos). No podrán asistir los 828.000 lectores de siempre, pero esperan que al menos vayan 225.000 personas a los eventos en Guadalajara, que durarán nueve días. Algunos de estos tendrán versión presencial y virtual simultáneamente, como las premiaciones el sábado en la mañana a la escritora chilena Damiela Eltit por su obra como novelista y académica –premio de Literatura en Lenguas Romances – y el miércoles en la tarde a la uruguaya Fernanda Trías, premio Sor Juana Inés de la Cruz este año por su novela Mugre Rosa.

Otros eventos en este formato híbrido incluirán una conversación entre la escritora argentina Claudia Piñeiro y la colombiana Laura Restrepo sobre ‘exorcismos literarios’; una mesa sobre cuentistas en la que estarán la ecuatoriana Mónica Ojeda y el mexicano Alberto Chimal; o un conversatorio entre varios jóvenes lectores y la escritora feminista argentina Camila Sosa Villada, autora de Las Malas y premiada el año pasado con el premio Sor Juana Inés de la Cruz de la FIL. Otro de esos eventos semi-virtual y semi-presencial será con el escritor nicaragüense Sergio Ramírez –exiliado este año de su país después de publicar la novela Tongolele no sabía bailar– quien estará en una mesa con representantes de la Asociación de Editores Internacionales (International Publishers Association) para discutir las diferentes formas de censura que utilizan los gobiernos o otros organismos privados.

En la virtualidad, exclusivamente, estarán arrancando la feria el sábado los tres hombres españoles que se hicieron pasar por una mujer llamada Carmen Mola, presentando La Bestia, la novela con la que ganaron el premio Planeta y se vieron obligados a revelar su triple identidad. Para los seguidores del cambio climático, también estará desde su computador la famosa etóloga Jane Goodall, especialista en chimpancés y optimista sobre las posibilidades que aún tenemos para salvar el planeta. El escritor estadounidense Paul Auster estará hablando por la pantalla sobre su libro La llama inmortal de Stephen Crane, y la chilena Isabel Allende hablará en otra mesa virtual sobre su última novela, Mujeres del alma mía. Otro de los eventos virtuales más interesantes será con la líder mapuche Elisa Loncón, actual presidente de la Convención Constitucional en Chile y doctora en Lingüística, quien estará hablando en una mesa sobre lenguas originarias en la literatura.

Para quienes asistan presencialmente habrá reglas estrictas para controlar el riesgo de contagios: mascarillas obligatorias, confirmación de asistencia previa, horarios estrictos para que los públicos de distintas mesas no se aglomeren. Pero los enmascarados podrán asistir a algunas mesas libres de streaming, como la presentación de la novela Como polvo en el viento del cubano Leonardo Padura, Poeta Chileno del chileno Alejandro Zambra, el análisis Crítica al poder presidencial del mexicano Enrique Krauze, o el libro 17 minutos: entrevista con el dictador del famoso periodista de Univisión que no pudo terminar su entrevista al presidente de Venezuela Nicolás Maduro, Jorge Ramos. Una presencia que promete atraer muchos lectores (o mejor, fans) es la presentación que hará en la feria Miguel Bosé de su nuevo libro autobiográfico El Hijo del Capitán Trueno.

Perú es el país invitado este año a la FIL, una invitación que no pasó sin controversias cuando el nuevo gobierno de Pedro Castillo cambió la lista de la delegación que iría a Guadalajara excluyendo a siete escritores reconocidos (como Gabriela Wiener o Karina Pacheco) y en protesta renunciaron a ir otros más (como Santiago Roncagliolo o Juan Carlos Cortázar).

Aún así, en la FIL estarán reconocidos músicos – la cumbia de Los Mirlos y Novalima, o el rap de Renata Flores– además de escritores como Oscar Colchado, autor de Rosa Cuchillo, una novela sobre la guerra contra el Sendero Luminoso en los Andes y con ecos de Pedro Páramo de Juan Rulfo. También estarán el cuentista Richard Parra, quien ganó este año Premio Nacional de Literatura de Perú por su libro de cuentos Resina, del 2019; la novelista Miluska Benavides, quien fue nombrada este año por la revista británica Granta como una de las mejores narradoras en español menores de 35 años; y escritoras que han tenido menos visibilidad internacional pero están cambiando la historia nacional del país, como Cha’ska Ninawaman y Dina Ananco Ahuananchi, dos poetas que han publicado su trabajo en quechua y en la lengua de la amazonía peruana wampis. Sanchiu, de Ananco, es el primer poemario en wampis en toda la historia literaria del Perú.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Camila Osorio

Corresponsal de cultura en EL PAÍS América. Ha trabajado en los diarios La Silla Vacía (Bogotá) y la revista The New Yorker (Nueva York), y ha sido freelancer en Colombia, Sudáfrica y Estados Unidos. Es colombiana y vive en Ciudad de México.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS