México decomisa cantidades récord de fentanilo en plena crisis de sobredosis en Estados Unidos

El secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, señala que solo este año se incautaron de 1.852 kilos, el máximo histórico

Un agente de la Guardia Nacional, con bolsas de fentanilo.
Un agente de la Guardia Nacional, con bolsas de fentanilo.GUARDIA NACIONAL

Las autoridades mexicanas han decomisado este año 1.852 kilos de fentanilo, el potente opiáceo que figura tras la última ola de muertes por sobredosis en Estados Unidos. En rueda de prensa este lunes, el general Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa, ha explicado que nunca antes se habían incautado de tantos kilos de fentanilo en México como en estos últimos tres años, 3.497 en total, un 525% más que en los últimos tres años del sexenio pasado.

Sandoval ha señalado que las intercepciones de esta droga han aumentado en parte porque “el consumo ha cambiado, igual que la producción a nivel mundial”. “[Las organizaciones criminales] se han ido para la producción y consumo de drogas más letales”, ha añadido, “pero también con mayor facilidad para hacerlas y con un costo que les permite mayores ganancias”.

El secretario ha destacado igualmente los decomisos de metanfetamina, que han superado los 124.000 kilos en los últimos tres años, un 128% más que en el trienio inmediatamente anterior. Sandoval ha argumentado que las incautaciones de estas dos drogas aumentan porque se han ideado “estrategias que han tendido a detectarlas, tanto en la producción en los laboratorios, como en el movimiento que se hace para hacerlas llegar a los mercados de consumo”.

Las cifras sobre incautaciones llegan en un momento crítico para Estados Unidos, incapaz de contener la distribución de fentanilo en sus mercados ilegales de droga. En noviembre, las autoridades de ese país informaron sobre las muertes por sobredosis del último año, que superaron las 100.000, más que la suma de muertes registradas por accidentes de carro y armas de fuego, una cifra récord. La mayoría de los fallecimientos por sobredosis estuvieron relacionadas con el fentanilo.

Para las autoridades estadounidenses, detener el flujo de fentanilo a su territorio se ha convertido en una prioridad. La semana pasada, la agencia para el control de drogas de EE UU (DEA por sus siglas en inglés), denunció que organizaciones de narcotráfico mexicanas estaban usando aplicaciones móviles de mensajería para traficar con fentanilo en su territorio. “La facilidad con la que los traficantes operan en las redes sociales y otras aplicaciones populares para smartphones está alimentando la epidemia de sobredosis”, dijo Anne Milgram, jefa de la agencia.

Barato y fácil de camuflar, traficantes de droga a ambos lados de la frontera utilizan fentanilo cada vez más para mezclar con otras sustancias, o también para suplir la demanda de opiáceos de curso legal, de acceso más restringido. Fabricado principalmente en China, la droga llega a Estados Unidos vía México, bien ya como producto, bien por partes para ensamblar, esto es, en forma de precursores.

Al respecto, las autoridades mexicanas tratan de aumentar su control en las aduanas. No en vano el presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha dejado el control de los puertos marítimos y terrestres a las Fuerzas Armadas, caso de Manzanillo, en Colima, o Lázaro Cárdenas, en Michoacán. El 10 de noviembre, el Ejecutivo anunció que aumentaría el control militar del puerto de Manzanillo. “El foco de mayor violencia está en Manzanillo, sobre todo por el control del puerto”, dijo López Obrador. “Tomamos la decisión de que el puerto pasara de la Secretaría de Comunicaciones a ser manejado por la Secretaría de Marina, no hace falta ahondar mucho sobre el porqué, creo que todos lo entendemos”.

En paralelo, las autoridades de Estados Unidos han aumentado o anunciado recompensas sobre presuntos líderes criminales implicados supuestamente en el tráfico de fentanilo al norte de río Bravo. En el caso del cartel Jalisco, que ha controlado supuestamente el puerto de Manzanillo, las autoridades estadounidenses ofrecen 10 millones de dólares de recompensa por información sobre Nemesio Oceguera, alias El Mencho. En el caso del Cartel de Sinaloa, ofrecen cinco millones por datos sobre cada uno de los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán. Los últimos grandes decomisos de fentanilo de los últimos meses, de más de 100 kilos cada uno, se han registrado precisamente en Sinaloa y Sonora, territorios presuntamente controlados por esta última organización criminal.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pablo Ferri

Reportero en la oficina de Ciudad de México desde 2015. Cubre el área de interior, con atención a temas de violencia, seguridad, derechos humanos y justicia. También escribe de arqueología, antropología e historia. Ferri es autor de Narcoamérica (Tusquets, 2015) y La Tropa (Aguilar, 2019).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS