López-Gatell, optimista ante el avance de ómicron: “Se verán más casos, pero menos hospitalizaciones”

El subsecretario de Salud reconoce que la nueva variante es más transmisible, pero confía en la protección de las vacunas. Más de 72 millones de mexicanos tienen la pauta de inmunización completa

Un hombre camina junto a un mural relacionado con la pandemia de covid-19 en el centro de Mérida, Yucatán.
Un hombre camina junto a un mural relacionado con la pandemia de covid-19 en el centro de Mérida, Yucatán.Artur Widak (Getty Images)

Mientras ómicron pone en jaque a los servicios de salud de Europa y Estados Unidos, Hugo López-Gatell mantiene el optimismo ante los efectos que la nueva variante de covid-19 tendrá en México. El subsecretario de Salud del Gobierno ha tratado este martes de rebajar la inquietud: “Es claramente más transmisible, pero produce menos enfermedad grave”. Después de mostrar las bajas cifras de hospitalizaciones en el país —que siguen en el 11%— y poner en relieve las altas cotas de vacunados —72,7 millones de mexicanos tienen la pauta completa—, López-Gatell ha insistido en llamar a la calma: “En una cuarta ola a expensas de ómicron veríamos una gran cantidad de casos, pero una proporción mucho menor de hospitalizaciones de lo que hemos tenido en las olas previas”.

Como hace desde el pasado 3 de diciembre, cuando se notificó el primer caso de ómicron en México, el encargado en la lucha contra la pandemia se niega a dar mayor relevancia a la nueva variante de coronavirus. López-Gatell considera que se está “sobreestimando la participación de ómicron”, porque hasta el momento la vacunación o ya haber superado la enfermedad “siguen siendo mayormente efectivas para prevenir el contagio”: “Ciertamente se han encontrado casos de reinfección pero no parece ser lo más predominante”.

Según los últimos datos se han registrado 42 contagios de ómicron en México, una cifra a la que López-Gatell quita relevancia, puesto que “tiene poco sentido” mantener un conteo caso por caso. En el vecino Estados Unidos, ómicron ya es responsable del 70% de los nuevos contagios, ha obligado a cancelar miles de vuelos tras el impacto en tripulaciones y ha puesto a la red asistencial médica al límite. La situación es similar en Europa, en España se ha superado estos días el récord de contagios desde el inicio de la pandemia, y en algunos países ya se han endurecido las medidas: en Francia se ha pedido la vuelta al teletrabajo y en Italia se ha decretado el cierre del ocio nocturno ante el avance de la nueva variante.

El subsecretario de Salud mexicano ha reconocido que puede haber una cuarta ola en el país, pero considera que puede ser causada tanto por la variante delta —hasta ahora la predominante— como por ómicron. En ambos casos, mantiene, la precaución y las medidas de protección son las mismas: “No es una nueva epidemia”. Además del ya repetido uso del cubrebocas en interiores, lavado de manos y evitar lugares muy concurridos, el Gobierno de López Obrador —que se niega a implementar medidas restrictivas como cuarentenas y rechaza requerir pruebas negativas de covid a los viajeros que llegan al país—, apuesta todo a la vacunación.

El 88% de la población mayor de 18 años ha recibido su vacuna. Solo hay tres Estados (Chiapas, Guerrero y Oaxaca) por debajo del 75%. Corresponde, explica López-Gatell, a entidades con una alta población rural dispersa a la que está costando más esfuerzo llegar. En total, 72,7 millones de mexicanos tienen ya el esquema de inmunización completo y otros 10 millones han recibido una dosis.

El Gobierno está aplicando ya la vacuna de refuerzo a los mayores de 60 años y al personal médico. El subsecretario de Salud ha anunciado este martes que a principios del nuevo año se comenzará con los profesores para garantizar la continuidad de las clases. México estuvo más de un año con los centros escolares cerrados por la emergencia sanitaria.

Sin embargo, el funcionario ha descartado que se vaya a vacunar a los niños como se está haciendo en Europa. “Respeto la estrategia de otros países, pero la Organización Mundial de la Salud no ha recomendado vacunar a los niños. La OMS ha insistido en que tenemos un problema mundial de desigualdad en la distribución de vacunas, ha llamado a que se priorice la vacunación de personas adultas en los países que no han tenido acceso”. Así en México se seguirá vacunando a los adolescentes de 15 a 17 años y a los niños mayores de 12 que presenten alguna comorbilidad que pueda acentuar la enfermedad.

En el país, desde el inicio de la pandemia, se han registrado casi cuatro millones de casos de covid-19 y el conteo oficial del Gobierno roza los 300.000 fallecidos, aunque reconoce que la cifra podría ser más del doble. Ante esos datos, las autoridades insisten en la vacunación. “La conclusión obvia es que la vacunación contra covid-19 es el elemento más importante de reducción de riesgos: tanto de covid grave como de mortalidad”, ha dicho de nuevo hoy López-Gatell, que ha apuntado que en noviembre de este año los fallecidos por covoravirus que no estaban vacunados superaban en 14 veces a los que sí habían recibido al menos una dosis.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Beatriz Guillén

Redactora de EL PAÍS en México. Trabaja en la mesa digital y suele cubrir temas sociales. Antes estaba en la sección de Materia, especializada en temas de Tecnología. Es graduada en Periodismo por la Universidad de Valencia y Máster de Periodismo en EL PAÍS. Vive en Ciudad de México.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS