La antigua Fábrica Nacional de Vidrio reaparece bajo la Feria de Chapultepec

El descubrimiento de fragmentos de vidrio bajo la montaña rusa del que fuera el segundo parque de atracciones más importante de México ha hecho posible reconstruir la historia de una inmensa zona industrial y minera junto a Los Pinos

La Fábrica Nacional de Vidrio en el Bosque de Chapultepec, 1958
La Fábrica Nacional de Vidrio en el Bosque de Chapultepec, 1958Fundación ICA

“Para la arqueología no hay testimonio menor. Unos simples cachos de vidrio pueden ayudar a reconstruir la historia”, dice la arqueóloga Liliana Márquez para explicar una técnica para entender nuestro pasado reciente que pasa una y otra vez de lo científico a lo detectivesco. Márquez es una de las investigadoras del Instituto Nacional de Antropología (INAH) encargadas de excavar bajo la montaña rusa de la Feria de Chapultepec, en busca de tesoros de cualquier tipo. Los modestos elementos de arqueología industrial que encontraron bajo el juego mecánico de La Feria —desmantelada tras un accidente ocurrido en 2019 y que dejó dos muertos — como fragmentos de tabique refractario y monogramas sellados en los fondos de vasos y botellas, dieron pie a una investigación casi policial que ha permitido sacar a la luz la ignorada historia de la Fábrica Nacional de Vidrio. La fábrica operó entre 1936 y 1969, décadas antes de que las autoridades de la capital cedieran los terrenos de la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec al Papalote Museo del Niño.

Por aquel entonces, la segunda sección de Chapultepec no estaba llena de árboles, juegos mecánicos, museos y esculturas, sino de minas de arena, vagones de trenes y maquinaria. Era entonces una de las primeras zonas industriales del país fundada en los años 30. Pero, ¿por qué la operación de la Fábrica Nacional de Vidrio terminó en 1969? El 13 de agosto de aquel año 1969 el periódico El Informador titulaba: “Ardió una bodega y se quemaron dos factorías anexas”.

Vista aérea de las instalaciones del parque de diversiones  La Feria en Ciudad de México el día 21 de julio de 2021. Este parque que permanece en el abandono desde hace más de 3 años, será demolido en los próximos días para dar inicio a la construcción de un nuevo centro de diversiones por parte del gobierno de la ciudad.
Vista aérea de las instalaciones del parque de diversiones La Feria en Ciudad de México el día 21 de julio de 2021. Este parque que permanece en el abandono desde hace más de 3 años, será demolido en los próximos días para dar inicio a la construcción de un nuevo centro de diversiones por parte del gobierno de la ciudad. Hector Guerrero

Era medianoche. El presidente Gustavo Díaz Ordaz dormía en Los Pinos. Lo despertó el humo provocado por el gran incendio de la Fábrica Nacional de Vidrio, ubicada apenas a dos kilómetros de la residencia oficial. Primero el fuego quemó la bodega de cajas de cartón, luego el almacén de bolsas de polietileno y después la fábrica de asbesto. Siete mujeres resultaron heridas y una decena de bomberos sufrieron asfixia. Las informaciones de aquel día recogen que La Cruz Roja instaló un hospital de campaña para albergar a las familias desalojadas y la noticia corrió de boca en boca por toda la ciudad. Finalmente, la icónica fábrica tuvo que interrumpir sus operaciones y los planes para Chapultepec dieron un giro de 180 grados.

Las crípticas letras VM y FANAL, grabadas en los fondos de vasos y botellas, fueron prácticamente las únicas pistas de las que partió Liliana Márquez, quien forma parte del equipo coordinado por María de Lourdes López. Los arqueólogos comenzaron por excavar el sitio donde se encontraba el delfinario del que fuera el segundo parque de atracciones más importante de México. “Conforme fuimos avanzando la investigación, hallamos dos entierros del periodo posclásico, de la época prehispánica. Y, finalmente, en la parte del delfinario encontramos elementos del proceso productivo del vidrio: pedacitos de escoria de vidrio, fondos de botellas o de vasos; partes completas de las botellas… lo que más nos llamó la atención fueron los fragmentos del tabique refractario, que estaban cubiertos con vidrio. Estos tabiques son utilizados en las grandes fundidoras”, explica la arqueóloga en entrevista con EL PAÍS.

Para reconstruir la historia de esa fábrica, los expertos acudieron a los viejos locatarios del Mercado Constituyentes, quienes guardaban en la memoria la chimenea de acero color naranja, localizada en la esquina de Constituyentes, y Periférico, donde hoy se encuentra el Papalote Museo del Niño. Tomada la punta de la madeja, el resto de la historia comenzó a revelarse en archivos públicos y privados, como el del Grupo Ingenieros Civiles Asociados (ICA), el Despacho Legorreta Arquitectos, el General de la Nación (AGN) y el Histórico de Notarías, que daban cuenta de la creación de la Fábrica Nacional de Vidrio, en terrenos del otrora Rancho del Castillo y Lomas de Santa Ana, el cual fue parte de la Hacienda Molino del Rey, en el siglo XIX.


Fragmento de tabique refractario elaborado por la Compañía Industrial de Zacatecas
Fragmento de tabique refractario elaborado por la Compañía Industrial de ZacatecasMaría de Lourdes López Camacho

A partir de esos fragmentos de vidrio, los arqueólogos encontraron que la vidriera contaba con hornos de fundición que usaban como combustible el fueloil, por esa razón hallaron mucha escoria y algunos fragmentos de vidrio que se desperdiciaron en el camino. También descubrieron que aquella compañía empezó con un capital pequeño de apenas unos 6.000 pesos mexicanos y en el momento en que se asoció con empresas como Grupo Modelo y Pedro Domeq creció exponencialmente. “En ese momento comienza un crecimiento industrial hacia el poniente y es cuando llega Lázaro Cárdenas cuando se va a dar todo este impulso a estas industrias nacionales, cabe mencionar que desde Carranza existía la Fábrica Nacional de Cartuchos que sobrevive en la primera mitad del siglo XX. Era un espacio que contaba con recursos naturales, como agua y minas de arena, donde se concentran industrias importantes del país en la época de la Segunda Guerra Mundial.

Vista aérea de las instalaciones del parque de diversiones  La Feria en Ciudad de México el día 21 de julio de 2021. Este parque que permanece en el abandono desde hace más de 3 años, será demolido en los próximos días para dar inicio a la construcción de un nuevo centro de diversiones por parte del gobierno de la ciudad.
Vista aérea de las instalaciones del parque de diversiones La Feria en Ciudad de México el día 21 de julio de 2021. Este parque que permanece en el abandono desde hace más de 3 años, será demolido en los próximos días para dar inicio a la construcción de un nuevo centro de diversiones por parte del gobierno de la ciudad. Hector Guerrero

La arqueóloga Liliana Márquez consultó el acta constitutiva que acredita que la Fábrica Nacional de Vidrio quedó establecida como sociedad anónima el 27 de mayo de 1935, con un capital inicial de 6.000 pesos, acciones repartidas entre cinco socios: dos industriales de origen español, Rutilo Malacara y Carlos C. Cubillas, y el resto mexicanos, Francisco Fuentes Berain, Virgilio M. Galindo y Antonio Berenguer Campos. El registro de la marca FANAL se realizó en 1975, dejando asentado que la sociedad anónima tenía ya cuatro décadas.

Con el tiempo, la Fábrica Nacional de Vidrio se convirtió en proveedora de empresas como la Casa Pedro Domecq y Cervecería Modelo. Para 1955, su capital ascendía a 15 millones de pesos. Tres años antes, sus obreros intentaron una huelga, y entre 1967 y 1969 fue víctima de incendios que terminaron por arruinar los hornos y bodegas.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Anna Lagos

Jefa de redes sociales de EL PAÍS América y EL PAÍS México. Está especializada en temas de cultura y sociedad; interesada en la arqueología mexicana. Antes trabajó en Reforma, Terra, ElEconomista.es y Entrepreneur. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación y Máster en Mercadotecnia y Publicidad por la Universidad Iberoamericana.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS