El juez decide que Rosario Robles siga en prisión porque su delito no ha prescrito

La exsecretaria con Peña Nieto buscaba que el tribunal revisara el fondo de su acusación después de dos años y medio en la cárcel por la Estafa Maestra

La exsecretaria Rosario Robles en una foto de archivo.
La exsecretaria Rosario Robles en una foto de archivo.Susana Gonzalez (Bloomberg)

Rosario Robles no ha logrado salir de prisión ni siquiera por la vía de la prescripción del delito. La que fuera secretaria de Estado de dos carteras durante la Administración de Enrique Peña Nieto permanecerá en la cárcel por la trama de desvíos millonarios de fondos públicos conocida como la Estafa Maestra. Este viernes el juez ha determinado, por sexta vez, que la también exdirigente del PRD no puede defenderse en libertad pese a haber transcurrido dos años y medio desde su ingreso en el penal de Santa Martha Acatitla.

En menos de cuatro meses se han producido dos audiencias y, como en las anteriores, el tribunal ha rechazado considerar los argumentos de la defensa. En este caso, la vista no tenía relación con una petición de la medida cautelar de prisión preventiva, sino con un amparo interpuesto y ganado por Robles. La hija de la política, Mariana Moguel Robles, ha explicado a través de las redes sociales que el propósito era que el juez analizara el sobreseimiento del delito de ejercicio indebido de servicio público, en su modalidad de omisión. Una estrategia procesal que tampoco ha funcionado al abogado Epigmenio Mendieta, ya que el juez ha establecido que el delito sigue vigente.

El caso en el que está involucrado Robles es emblemático porque su detención, el 13 de agosto de 2019, fue el primer gran hito dentro del programa de lucha contra la corrupción de los anteriores Gobiernos del PRI y del PAN impulsado por la Cuarta Transformación de Andrés Manuel López Obrador. La investigación estuvo estancada durante meses y ha afrontado varios vuelcos: hubo negociaciones entre la exfuncionaria y la Fiscalía General de la República (FGR) —que también la investigaba por lavado de dinero y hubiera podido detenerla por ello— y pasó por una oferta que estuvo a punto escribir la palabra fin al proceso.

Robles ofreció hace un año declararse parcialmente culpable por un fraude que, en su conjunto, supuso el desfalco de más de 400 millones de dólares. El objetivo era lograr una reducción de pena, de 21 a seis años. Sin embargo, en el último momento se desdijo y decidió afrontar el juicio. Ahora insiste en declararse inocente. Según afirmó en una entrevista con EL PAÍS mantenida desde prisión el pasado mes de noviembre, su abogado la informó de que si aportaba información que vinculara al escándalo de corrupción al expresidente Peña Nieto y al exsecretario Luis Videgaray “podría tener beneficios”. Pero, asegura, rechazó: “Yo he señalado, no estoy dispuesta a mentir para poder salir de aquí, porque al final de cuentas tienes que presentar pruebas y yo no tengo ninguna prueba que involucre a nadie. Voy a salir de aquí como soy, inocente”.

López Obrador ha sido cuestionado en repetidas ocasiones por la actuación de la justicia en este caso y por la dilación de la medida de prisión preventiva. Sin embargo, ha rechazado sin matices que el caso esté politizado. “Es una decisión del poder judicial. Por lo que corresponde al Ejecutivo no hay ninguna venganza, nosotros no hacemos eso, eso es inmoral, es indigno, eso le resta a cualquiera autoridad y para nosotros lo más importante es la autoridad moral”, afirmó a finales de año al ser preguntado al respecto.

La llamada Estafa Maestra fue una red destapada por una investigación periodística en la última etapa del mandato de Peña Nieto. El trabajo, que ganó en 2018 los Premios Ortega y Gasset, que concede EL PAÍS, detalla la arquitectura de desvíos de fondos públicos principalmente a través de Pemex y el Banco Nacional de Obras.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Francesco Manetto

Es editor de EL PAÍS América. Empezó a trabajar en EL PAÍS en 2006 tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS