López Obrador busca recuperar el protagonismo regional con el anuncio de sus primeros viajes por Latinoamérica

Tras la diplomacia de las vacunas y la ofensiva contra la OEA, el presidente mexicano respalda ahora a su homólogo argentino en la creación de un frente de izquierdas

Andrés Manuel López Obrador, ofrece una rueda de prensa hoy, en el Palacio Nacional.
Andrés Manuel López Obrador, ofrece una rueda de prensa hoy, en el Palacio Nacional.Isaac Esquivel (EFE)

El presidente mexicano está rompiendo su proverbial reserva hacia los viajes y la política internacional. En los tres años largos que van de mandato, Andrés Manuel López Obrador ha salido de México tan solo en dos ocasiones, siempre a EE UU y exigido por la solemnidad de la cita: la entrada en vigor del tratado de libre comercio y la presidencia temporal del Consejo de Seguridad de la ONU. El mandatario mexicano parece sin embargo dispuesto a pisar el acelerador durante la segunda parte del sexenio con los anuncios recientes de una batería de viajes más centrados en los vecinos del sur, desempolvando una agenda latinoamericanista que tuvo un primer precedente durante la presidencia temporal de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) hace dos años.

Desde Tapachula, el corazón de la crisis migratoria, anunció el viernes pasado una gira por Cuba y Centroamérica para buscar acuerdos con los gobiernos del llamado triángulo norte y frenar los flujos migratorios. Mientras que este lunes, durante su conferencia matutina, no descartó viajar también a Argentina. El nuevo anuncio tentativo llegó después del viaje diplomático realizado la semana pasada por su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, por el cono sur. Además de asistir a la toma de posesión del presidente chileno, Gabriel Boric, paso también por Argentina para trasladar su apoyo al presidente Alberto Fernandez frente “a la gran ofensiva de la derecha”.

Los últimos movimientos se encuadran en los nuevos equilibrios políticos en la región. Además de la victoria del Frente Amplio, la colación de izquierdas chilenas, las elecciones presidenciales de este año en Colombia y Brasil pueden aupar a dos nuevos gobernantes progresistas. De hecho, López Obrador difundió este lunes el contenido de una carta enviada por el presidente argentino donde le instaba a “acompañar” al candidato brasileño, Lula da Silva, y “fortalecer el MBA (México, Brasil y Argentina). Fernández apuntaba en la carta que “podría encaminarse la política de la región en pos de una mejor calidad democrática y fundamentalmente en una más justa distribución del ingreso”.

La respuesta del presidente mexicano fue respaldar a su homólogo argentino, incluso yendo más allá de la creación de un polo entre los tres gigantes regionales. “Pienso que independientemente de esta alianza en América Latina, debe buscarse la integración de toda nuestra América. Como la Unión Europea así debe se integrarse todo el continente americano, consolidar la integración de América del Norte, pero también pensar en Centroamérica. Así como Alberto habla del continente de más desigualdad, sin duda es el continente con más potencial económico, comercial”.

Pese a las reticencias del López Obrador a dedicar demasiados esfuerzos fuera de sus fronteras —uno de su refranes más repetidos es: “La mejor política exterior es la política interior”— el Gobierno de Morena ha ido enviando señales de sus intereses. Al asilo del expresidente boliviano Evo Morales siguió la asunción en 2020 de la presidencia temporal de CELAC. Y desde esa plataforma, México ha lanzado una ofensiva abierta contra la OEA, auspiciada por EE UU, confirmando la voluntad mexicana de dar un paso adelante en la esfera internacional.

La primera reunión del organismo sirvió de escenario para un insólito alegato contra el bloqueo económico a Cuba y, sobre todo, el órdago a la OEA, tras meses de tensiones contra el personalismo de su secretario general, Luis Almagro. El presidente mexicano llegó a pedir entonces la sustitución de la OEA por “un organismo que no sea lacayo de nadie”, abriendo la puerta a nuevos equilibrios regionales en la relación de Latinoamérica con EE UU. La segunda reunión contó con la participación del presiente venezolano Nicolás Maduro y el cubano Manuel Díaz-Canel.

La gestión de las vacunas ha sido otro de los frentes donde primero ha tomado la iniciativa México. En febrero del año pasado, el canciller Marcelo Ebrard denunció ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el reparto desigual de las vacunas contra la covid-19. Además, el canciller habló entonces en nombre de la CELAC, ampliando su altavoz como líder regional. Poco después y aprovechando la visita a México del presidente Argentino, Alberto Fernández, las vacunas sirvieron también como eje de una acción diplomática conjunta. El acuerdo México-Argentina se materializó, en el marco de la CELAC, en la producción de la primera vacuna fabricada y envasada en la región.

EE UU cierra temporalmente su consulado en Nuevo Laredo tras el ataque del narco

El ataque al consulado de EE UU en Nuevo Laredo tras los episodios de violencia desatados este fin de semana en la ciudad norteña tras la detención de un capo local, Juan Gerardo Treviño, ha estado también sobre la mesa del dialogo con el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas. Además de los temas habituales en este tipo de citas bilaterales -migración, tráfico de armas, delincuencia organizada- los sucesos de Tamaulipas han sido parte de las negociaciones.

“También comentamos el tema de seguridad con la detención de Treviño”, confirmó el canciller Marcelo Ebrard a la salida del encuentro en Palacio Nacional. A través de un comunicado, la cancillería anunció también que “se ha convenido el cierre de la atención al público de manera temporal del Consulado de Estados Unidos, así como operaciones puntuales para resguardar el inmueble y al personal diplomático y consular que ahí labora”.

El plan de López Obrador para Centroamérica, la extensión del programa Sembrado Vida hacia Guatemala, Salvador y Honduras, ha sido otro de los puntos en discusión. El Gobierno mexicano lleva desde el año pasado negociando con EE UU la financiación de este programa social y medioambiental que, según las cifras mexicanas, ya ha dado empleo a más de 80.000 ciudadanos del sur de México. Las autoridades estadounidenses han optado de momento por llegar a acuerdos directos con los gobiernos centroamericanos. 


Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

David Marcial Pérez

Reportero en la oficina de Ciudad de México. Está especializado en temas políticos, económicos y culturales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en El País. Antes trabajó en Cinco Días y Cadena Ser. Es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y máster en periodismo de El País y en Literatura Comparada por la UNED.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS