Marcelo Flores, el chico adelantado de la clase que eligió a la selección mexicana

El futbolista del Arsenal, de 18 años, decide jugar por la selección mexicana en vez de hacerlo con Inglaterra o Canadá y se convierte en una alternativa clara para el Mundial de Qatar

Marcelo Flores durante un partido con la selección mexicana sub 19 contra España, en septiembre de 2021.
Marcelo Flores durante un partido con la selección mexicana sub 19 contra España, en septiembre de 2021.Quality Sport Images (Getty Images)

Salta como chapulín, corre como pantera y regatea como bailarín de salsa. Marcelo Flores (Ontario, Canadá, 18 años) es la enésima promesa mexicana del fútbol al ganarse un sitio en la academia de jóvenes prodigio del Arsenal. Su talento se lo han peleado Inglaterra, Canadá y México. La selección mexicana hechizó al futbolista que, pese a no hablar tan fluido el español, da simposios sobre el césped. “¿Cuánto español tengo que saber para representar a México? Ser diferente no me hace menos mexicano”, ha sentenciado.

Si hay una familia que puede decir que gira al ritmo de un balón es la de los Flores Dorrell. El padre, Rubén, fue un futbolista de mediano rango en la Liga mexicana con el Atlante. Incluso tuvo una breve etapa como jugador de la selección juvenil del país. La mayor parte de su carrera estuvo detrás de alguna gran oportunidad. Nunca llegó. Tampoco la fama. Mientras jugaba en torneos semiprofesionales, se certificó como entrenador de fútbol. Encontró trabajo en una cadena hotelera en Cancún, Cozumel y Playa del Carmen como encargado de impartir clases de actividades deportivas, según contó al diario Milenio.

Rubén Flores se mudó a Canadá, donde volvió a jugar en equipos amateurs. Ahí conoció a Susan Dorrell, quien también había practicado fútbol y con raíces inglesas. En 2002 tuvieron a su primera hija, Silvana. Un año después nació Marcelo y, en 2005, llegó Tatiana. Los Flores Dorrell se mudaron a Inglaterra. Lo que no pudo hacer el padre, lo logró su descendencia. Silvana y Tatiana despuntaron en las canchas: ambas juegan en Inglaterra con el Ipswich Town y el Chelsea, respectivamente. Silvana logró un subcampeonato del mundo en el Mundial femenino sub 17 en 2018, uno de los máximos logros de México. A Tatiana le convocaron a la selección inglesa, pero con los meses decidió jugar por el país de su padre. Ese mismo camino lo siguió Marcelo Flores.

Marcelo Flores esquiva a dos rivales del Bournemouth, en un partido de enero de 2022.
Marcelo Flores esquiva a dos rivales del Bournemouth, en un partido de enero de 2022.David Price (Arsenal FC via Getty Images)

Al jugador de 18 años, le llegó su primera oportunidad en el modesto Ipswich Town. Pero fue en 2019 cuando le abrieron un lugar para jugar en las divisiones menores del Arsenal, un club que se hizo de buena reputación por reclutar a los futbolistas del mañana. En tres años ha logrado entrenarse con los jugadores de élite del primer equipo y ha estado en el filo de debutar en Primera División, pero los resultados en la actual temporada han metido presión al entrenador español Mikel Arteta. “Se está desarrollando muy, muy bien, lo está haciendo bien con los menores de 23 años y es genial verlos de cerca y que empiecen a tener algunas buenas experiencias, porque es cuando empiezan a entender lo que se necesita para ser un jugador profesional, la presión a su alrededor y comienzan a vivir esos momentos”, comentó el estratega.

Su buen despegue le abrió una oportunidad con la selección de Inglaterra. Marcelo y su familia lo rechazaron para jugar por México, aunque eso no significaba cerrar la puerta de forma definitiva. Canadá, el país que ha sorprendido por meterse con muchos galones en el Mundial, quería atar a Flores. Le ofrecieron jugar la Copa Oro de 2021, pero la rechazó. México, en ese momento, solo le había convocado para torneos de su edad. Fue en el torneo Revelations Cup donde Flores se ganó a los mexicanos al liderar al Tri en un torneo donde se lució contra Brasil.

La decisión de Marcelo Flores estaba supeditada a su deseo de ir al Mundial de Qatar. Canadá estaba dispuesta a hacerle un hueco, en México el seleccionador, Tata Martino, no le garantizaba nada. El entrenador le convocó a la selección mayor en un amistoso contra Guatemala en abril pasado. Solo hubo silencio alrededor de la familia Flores. El pasado 16 de mayo hizo pública su decisión: “La realidad es que solo ha habido una selección en la cual me he sentido identificado. México me ha dado la oportunidad a mí y a mis hermanas de sentirnos en casa aun cuando nuestro ‘hogar’ esté a miles de kilómetros de distancia”.

Martino le convocó para jugar cinco partidos de preparación rumbo al Mundial. Marcelo Flores, que festeja los goles dando piruetas por los aires, ha reconocido que no tiene un lugar asegurado para disputar la Copa del Mundo. Lo que sí: ha llegado el momento de salir a escena.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Diego Mancera

Es coordinador de las portadas web de la edición América en EL PAÍS. También se encarga de informar de historias deportivas de México. Empezó a trabajar en la edición mexicana desde 2016. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS