Texas impone nuevos retenes a los tráileres tras la muerte de 53 migrantes

El gobernador Greg Abbott indica que la policía refuerza la vigilancia en los corredores que conectan la frontera de México con ciudades como San Antonio o Houston

Un hombre deja flores y velas cerca del sitio donde fueron hallados los cuerpos de los migrantes. Foto: CHANDAN KHANNA (AFP) | Vídeo: EPV

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha ordenado este miércoles nuevos puntos de revisión para los camiones que entren a Estados Unidos desde México. Las nuevas medidas de seguridad llegan horas después de que fueran hallados medio centenar de migrantes muertos dentro de la caja de un tráiler abandonado a las afueras de San Antonio. El vehículo, han informado autoridades de ambos países este miércoles, pasó por dos puntos de control sin que nadie advirtiera su carga: 67 personas.

El jefe del Departamento de Seguridad Pública del Estado ha dicho que estos operativos se harán a lo largo de los corredores que utilizan las mafias de tráfico de personas para conectar ciudades de la frontera en México con grandes urbes del Estado, como la propia San Antonio, o Houston, al este de Texas. La ubicación exacta de estos retenes no ha sido revelada por Steve McCraw, el director de Seguridad Pública, para no poner sobre aviso a los criminales.

El foco de la nueva iniciativa serán los tráileres, como el que protagoniza una nueva tragedia migrante en un año que se dispone a romper todos los registros de cruces en la historia. En mayo, por ejemplo, fueron documentadas más de 239.000 detenciones por las autoridades fronterizas. Se trata de la mayor cifra en 20 años.

Una empresa de transportes de Texas ha dicho que el camión en el centro del drama había sido clonado para aparentar ser parte de la flotilla, incluyendo las placas y las identificaciones de la compañía. McCraw dijo que los policías pedirán el alto a este tipo de transportes, pues algunos que parecen legítimos no lo son.

Cuatro detenidos por tráfico de personas

Cuatro personas han sido detenidas hasta ahora en relación con la tragedia del martes. Las dos primeras detenciones se produjeron cuando la policía entró el miércoles en un domicilio en San Antonio, donde estaba registrado el tráiler. Son dos hombres de nacionalidad mexicana en situación irregular. Otro de los detenidos fue capturado en otra ciudad del este de Texas.

También ha sido arrestado el conductor del camión, que fue localizado en las inmediaciones de la carretera donde abandonó el vehículo y, según informaron las autoridades, intentó hacerse pasar por uno de los migrantes. Las indagaciones han revelado ya conexiones entre los cuatro detenidos, acusados de tráfico de personas.

Las investigaciones apuntan también a que el camión sufrió una avería y el conductor decidió abandonarlo con las 67 personas dentro. Del total de fallecidos hasta ahora, 53, al menos 27 son mexicanos, según anunció el cónsul en San Antonio, Rubén Minutti, en una rueda de prensa celebrada este miércoles.

El cónsul anunció también que entre los 14 supervivientes, que están siendo atendidos en hospitales de la zona, otros dos son mexicanos. De entre los fallecidos, 14 son hondureños, siete guatemaltecos y dos salvadoreños, de acuerdo con cifras preliminares. Se trata del suceso con mayor número de migrantes fallecidos en territorio estadounidense.

Estrategia electoral

“No tenemos un Gobierno federal que esté luchando contra esos cárteles y sus actividades ilegales”, ha dicho esta mañana Abbott desde la ciudad de Eagle Pass. El gobernador republicano ha usado la tragedia de San Antonio para atacar nuevamente la política migratoria del presidente Joe Biden. El mandatario local, quien busca reelegirse al cargo en los comicios de noviembre, ha dicho que su Administración se ha visto forzada a actuar ante la “catástrofe” que se vive en la frontera entre Estados Unidos y México.

Abbott ya ha intentado actuar contra las organizaciones criminales internacionales. En abril ordenó, como parte de su programa de seguridad en la frontera, llamado Lone Star, varios puntos de revisión en las garitas fronterizas del vasto Estado que gobierna. Las verificaciones de agentes estatales a camiones de cargas que provenían de México colapsaron el comercio entre dos de los más importantes socios de Norteamérica. Los retrasos en los servicios de distribución de productos perecederos y en otras cadenas de suministros generaron pérdidas por más de 4.000 millones de dólares, de acuerdo a economistas locales citados por The Dallas Morning News. Abbott puso fin a los retenes cuando arrancó compromisos de vigilancia a los gobernadores de los Estados mexicanos vecinos.

Un portavoz del gobernador ha descartado a The Texas Tribune que los nuevos operativos se hagan en garitas fronterizas, lo que indica que la Administración local aprendió de la experiencia de abril para no interferir en la dinámica migratoria. Los críticos de aquel operativo indicaban que las nuevas inspecciones de policías estatales duplicaban trabajos que ya hacían algunas fuerzas federales que, supuestamente, combaten la inmigración ilegal por las aduanas.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS