Sandra Cuevas
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Carta abierta a Sandra Cuevas: “La gráfica popular sí es arte”

La editora Deborah Holtz llama a reconsiderar la reciente eliminación de los coloridos y característicos rótulos de los puestos callejeros de la alcaldía Cuauhtémoc

Los rótulos de los puestos antes y después ser cubiertos por el logo de la Alcaldía Cuauhtémoc.
Los rótulos de los puestos antes y después ser cubiertos por el logo de la Alcaldía Cuauhtémoc.@re.chida
Déborah Holtz

Estimada Lic. Cuevas:

Ante la polémica suscitada por la decisión de eliminar los rótulos de los comercios de la vía pública en la Alcaldía Cuauhtémoc, nos dirigimos a usted para compartirle información sobre el proyecto cultural desarrollado por Trilce Ediciones durante 25 años para visibilizar la importancia de la gráfica popular mexicana a nivel mundial.

Pensamos que esta información puede contribuir a que usted tome en cuenta un punto de vista alternativo sobre lo que la gráfica popular representa y por qué es considerada por diseñadores, artistas, museos, medios y expertos de prestigio, una forma de arte. Consideramos oportuno hacerle llegar esta carta el día de hoy, pues a las 6pm se reestrena la serie de televisión Sensacional de Diseño Mexicano, que co-produjimos con el Canal Once dedicada a este tema.

El origen del proyecto Sensacional se remonta al año 1994 cuando, después de una década de trabajar en Europa, el diseñador Juan Carlos Mena regresó a la Ciudad de México. Las creaciones tipográficas, el sentido del humor de las ilustraciones que veía en changarros, taquerías o cualquier tipo de comercio popular le parecieron sencillamente geniales. Frente a la asepsia visual de las ciudades europeas, en las que casi todo el diseño respondía a los cánones validados por “la moda”, estos rótulos eran una auténtica bocanada de aire fresco. Mena comenzó a documentarlos con fotos instamatic hasta lograr reunir una colección de cerca de diez mil imágenes a lo largo de cinco años con la colaboración de diseñadores de toda la república mexicana. Al ver este material agrupado, tuvo la idea de editar un libro en el que se pudieran apreciar las diversas soluciones gráficas para promover productos y servicios a nivel popular. La colección se completó con flyers, carteles, posters, productos de uso popular (los que se venden en los mercados), revistas, etc. Todo aquello que denotara la creatividad, maestría y sentido del humor de los diseñadores “de oficio”, aquellos que sin haber cursado una educación formal, proponían diseños ingeniosos para anunciar un producto.

Rotulistas y diseñadores “de oficio” han creado a lo largo de la historia de México una forma de expresión que es sinónimo de nuestra manera de ser y de comunicarnos. Atendiendo a su importancia y considerándola un arte en peligro de extinción frente a las corrientes de diseño internacional y la irrupción de las nuevas tecnologías de impresión que paulatinamente la borraban, en el año 2000 Trilce Ediciones publicó Sensacional de Diseño Mexicano: el primer libro que se acercaba de forma llana y directa a este tipo de gráfica. En él escribieron Isaac Kerlow, diseñador mexicano en aquel entonces jefe de animación de Disney Studios en Los Ángeles, California; David Byrne, diseñador egresado de la Universidad de Rhode Island y fundador de Talking Heads, uno de los grupos de rock más importantes del mundo; y Steven Heller, diseñador del New York Review of Books y Premio Nacional de Artes en Estados Unidos. Sus textos proponen una tesis en común: lo que se considera buen diseño es malo y lo que supuestamente es mal diseño, es bueno.

El libro tuvo un éxito inesperado. En Estados Unidos fue editado por Princeton Architectural Press, en Francia por Le Séuil y en España por Gustavo Gilli.

Derivado de esto, decidimos crear una exposición. Aunque nos fue imposible conseguir recursos para producirla, después de años lo logramos con nuestros propios medios. Si bien el libro proponía un zoom in a las expresiones gráficas de rótulos, volantes de todo tipo, carteles, bardas, productos y revistas populares, la exposición proponía un zoom out. Cuando un simple rótulo en una carnicería de barrio, que muestra a un puerquito cocinando al cocinero se magnifica y se exhibe en un museo, su dimensión agigantada cambia la percepción sobre su maestría. Esta es la misma ecuación que en los años 50 y 60 hicieron los creadores del Pop Art, entre ellos Andy Warhol quienes elevaron la cultura popular a las más altas formas del arte contemporáneo.

Con más de 700 piezas tratamos de demostrar que esta gráfica -sinónimo de una forma única de ver el mundo- no podía perderse. La exposición Sensacional se ha presentado en museos de 14 ciudades del mundo. Debutó en Pasadena en el 2003 y luego se exhibió en San Francisco, Boston, San Antonio, Washington y Nueva York, donde tuvimos el privilegio de mostrarla en el American Institute of Graphic Arts. Posteriormente se presentó en Glasgow, Zaragoza y Alejandría, para finalizar su periplo internacional en el Museo de Arte Moderno en Bogotá. Con gran emoción leíamos encabezados y planas completas de periódicos celebrando la exposición. En la primera plana del Boston Globe se leía: “Mexican Art Leaps from the Streets” [El arte mexicano brinca de las calles]. O el encabezado del Washington Post: “Truly Sensacional” [Verdaderamente Sensacional].

Más tarde se exhibió en México en el Museo San Agustín de Zacatecas y en el Museo de las Culturas del Mundo en la Ciudad de México. Actualmente, gracias al apoyo de Efiartes, se encuentra en el Centro Estatal de las Artes en San Luis Potosí y próximamente se presentará en el Museo de las Artes Gráficas de Coahuila y en el Museo San Pedro de Puebla.

Bajo el mismo principio que animó el libro y la exposición, en el 2014 co-produjimos con Canal Once la serie de televisión Sensacional de Diseño Mexicano. Sus seis capítulos, de media hora cada uno, están dedicados a las que consideramos podían clasificarse como las grandes vertientes que conforman la gráfica popular: Rotulismo, Lucha Libre (por la creación tipográfica), Sonideros (las bardas y carteles que anuncian los bailes), Burlesque (por el diseño de los míticos flyers de los años 50 y 60), Sentimientos (Productos populares) y Vaquero (revistas del corazón). La gráfica popular “cae en esa gran categoría del diseño en la cual todo se trata de motivar a la gente a desear algo”, dice Milton Glaser en el capítulo “Poderosa gráfica”, a quien entrevistamos en su despacho de diseño en Manhattan donde creó el logotipo más representativo de una ciudad: I LOVE NY.

Para hablar de la importancia y del respeto que merece esta gráfica, también contamos con las opiniones de Stephan Sagmeister, uno de los diseñadores contemporáneos de mayor influencia; Ken Carbone, fundador del uno de los despacho de diseño gráfico para empresas más solicitado a nivel corporativo; Steven Heller, quien como se comentó también es autor del prólogo de nuestro libro; y de Lance Wyman, creador de la iconografía del metro de la Ciudad de México y del logotipo de las Olimpiadas de 1968.

A través de estos medios, Sensacional de Diseño Mexicano se ha propuesto invitar al espectador a que viva la vibrante experiencia de caminar por las calles de México y valore el ingenio que se hace patente en todos los productos y formas de comunicación populares.

Como dice David Byrne en uno de los textos del libro, “Cuando la auténtica perfección despunta en el horizonte, cuando los frutos de la ilustración y de siglos de progreso científico parecen estar a nuestro alcance, le damos una mordida al jitomate mejorado o a la enorme e impecable fresa y nos damos cuenta de que algo se ha perdido. Sabor. Vitalidad. Cachondería.”

Sirva esta carta como un llamado para que considere la restitución de los rótulos de los puestos que han quedado desprovistos de su identidad: para que los comerciantes tengan la opción de promover sus productos como crean conveniente; para otorgar el respeto que merece el oficio del rotulista y para que los ciudadanos podamos gozar del derecho de vivir nuestra cultura a plenitud

Atentamente,

Déborah Holtz

Trilce Ediciones

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS