Plácido Domingo, sobre sus vinculaciones con una red de trata en Argentina: “No tengo nada que ver”

El tenor español ha negado las acusaciones de la justicia del país sudamericano que lo vinculaban con una organización criminal en Buenos Aires

El tenor español Plácido Domingo en Madrid, el pasado 10 de junio de 2021.
El tenor español Plácido Domingo en Madrid, el pasado 10 de junio de 2021.Manu Fernandez (AP)

El tenor español Plácido Domingo ha negado en México las acusaciones que lo vinculan a una organización criminal con ramificaciones en Estados Unidos, la cual operaba como una secta y está acusada, entre otros delitos, de trata de personas.

“Han visto que está todo comprobado que no hay nada, lo que siento mucho es que era un grupo que yo… de amigos, que consideraba músicos, estuvimos en una ocasión, los invité a trabajar, y desgraciadamente no ha sido así, pero bueno, en fin, desde luego que yo no tengo nada que ver en eso”, señaló el cantante en declaraciones difundidas este martes.

Plácido Domingo, el pasado 19 de agosto, fue señalado por una investigación de la justicia argentina que le vinculaba como un cliente de servicios sexuales ofrecidos por la Escuela de Yoga de Buenos Aires, una secta con más de 30 años de historia.

En una serie de escuchas telefónicas ordenadas por el juez Ariel Lijo, a cargo de la investigación, se escucha a un cliente, y según las pesquisas, se trataría del tenor. El hombre habla con una mujer llamada Susana Mendelievich, alias Mendy, de 75 años, a la que le explica cómo debe concretarse el encuentro. La mujer se comunica más tarde con el líder de la secta y celebra que el cliente, presuntamente Domingo, ya “ha organizado la matufia” [un engaño] para que “los agentes no se den cuenta”. Las mismas fuentes consultadas aseguran que la voz es la del tenor y que Plácido Domingo no está imputado por delito alguno, pero advierten de que aún resta “revisar una cantidad enorme de documentación en papel y digital”.

Plácido Domingo mantuvo durante años relación con al menos tres miembros de la secta, a lo que este martes llamó “amigos” . Se refirió así a Mendelievich, compositora; Mariano Kraus, un oboísta argentino muy reconocido en los años noventa; y el violinista Rubén González, ya fallecido, director en 1986 de la Orquesta Sinfónica de Chicago y sospechoso de abrir en esa ciudad una “sucursal” de la Escuela de Yoga. En febrero de 1996, el tenor cerró una presentación en el Campo Argentino de Polo, en Buenos Aires, con un segmento de la ópera Cartas Marcadas, compuesta por Mendelievich, Kraus y González. La voz femenina que acompañó aquella noche a Plácido Domingo fue la de una novel soprano llamada Verónica Loiácono, hoy prófuga.

El cantante fue uno de los artistas señalados en el #Metoo, a raíz de las acusaciones de acoso sexual en Estados Unidos por parte de una veintena de mujeres hechas públicas por Associated Press en 2019. Muchas de sus presentaciones, tanto en Estados Unidos como en España, se cancelaron. Negó las acusaciones, pero informes del Sindicato Estadounidense de Artistas Musicales y la Ópera de Los Ángeles —de la que el madrileño fue nombrado director en 2003, cargo al que renunció a raíz del escándalo— concluyeron que los testimonios eran “creíbles” y que el tenor había tenido “un comportamiento inapropiado”.


Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS