Checo Pérez se da un baño de masas en Guadalajara en la víspera del Gran Premio de México

El deportista mexicano da una exhibición abordo de un Red Bull en su ciudad natal a días del arranque de la carrera en el Autódromo Hermanos Rodríguez

Checo Pérez, piloto de Fórmula 1, durante el espectáculo en Guadalajara.
Checo Pérez, piloto de Fórmula 1, durante el espectáculo en Guadalajara.ULISES RUIZ (AFP)

Si hay una palabra que retumba por estos días es la de Checo. El piloto mexicano, el único de Latinoamérica en la Fórmula 1, vive el fin de semana más atareado de todo el año gracias al Gran Premio de México. A dos días de correr por la pista en Austin (Texas), donde terminó cuarto, Sergio Pérez viajó a Guadalajara –su ciudad natal– para dar una pequeña muestra a sus vecinos de la potencia de su poderoso automóvil ante sus vecinos.

Pérez ya había dado una exhibición en 2011, el año de su debut. Lo hizo abordo de un Sauber, el equipo que después se transformó en Alfa Romeo, para correr algunos kilómetros por un circuito trazado en el Centro Histórico de la ciudad. Veinticuatro podios ganados y cuatro victorias después, el piloto volvió entre los suyos para darse un baño de masas.

El mexicano se subió a un viejo Red Bull, RB7 según la nomenclatura de la F1, para dar un par de vueltas por la avenida Vallarta y dar un saludo a la Glorieta de La Minerva, la fuente adorada en Guadalajara. Saludó a todos vestido con el traje de piloto, como si se tratara de Francisco I arriba del papamóvil. No es exageración para una ciudad y un país que celebra tener a uno de los suyos en la élite del deporte. Cientos de personas se agolpaban en las vallas para intentar pescar alguna fotografía o instante del mexicano. Incluso el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, estaba vestido con toda la indumentaria de Red Bull. También estaba por ahí el padrino del piloto mexicano, Carlos Slim Domit.

Fue en 2021 cuando Checo Pérez corrió por el asfalto del Paseo de la Reforma, en Ciudad de México, con algunos metros de baches, para dar un espectáculo similar al que dio este martes en Guadalajara. El del año pasado desató una gran euforia desde primera hora y paralizó a la principal avenida de la capital mexicana.

En su tierra natal, los aficionados se encomendaron a su héroe local. Los drones de los aficionados, sin embargo, crearon un problema en el circuito callejero porque ponían en riesgo la seguridad de los pilotos y asistentes. También hubo incidentes como personas que se intentaban saltar las vallas. Entre las anécdotas queda que un viejo Tsuru fue modificado para dotarle de un motor agresivo, pero que al final tuvo que ser empujado.

Checo Pérez saluda a los aficionados de F1 en la avenida Vallarta, en Guadalajara.
Checo Pérez saluda a los aficionados de F1 en la avenida Vallarta, en Guadalajara. HENRY ROMERO (REUTERS)

Checo Pérez correrá este domingo 30 el Gran Premio en casa con el título de la F1 ya ganado por su compañero Max Verstappen. También porque Red Bull ya ganó el Mundial de constructores. Le queda a Pérez pelear por el subcampeonato del mundo que se disputa con Charles Leclerc de Ferrari, quien le saca solo dos puntos en la clasificación: 267 frente a 265 y con tres carreras en marcha.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Diego Mancera

Es coordinador de las portadas web de la edición América en EL PAÍS. También se encarga de informar de historias deportivas de México. Empezó a trabajar en la edición mexicana desde 2016. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS