EL PAÍS ofrece dos capítulos de la investigación de García Bernal y Yásnaya Aguilar sobre los agujeros negros climáticos de Ciudad de México

El actor y director y la lingûista examinan los problemas medioambientales de la capital mexicana en la nueva temporada de su serie ‘El Tema’

Yásnaya y Gael García Bernal en una imagen de la serie 'El Tema'.
Yásnaya y Gael García Bernal en una imagen de la serie 'El Tema'.

Los residuos de agua sucia, las montañas de residuos y la contaminación atmosférica que produce una capital como la Ciudad de México, de 8,8 millones de personas y encajada en el Estado de México, de casi 17 millones, tienen que ir a alguna parte, no desaparecen por arte de magia y contribuyen como pocas a la crisis climática. Eso es lo que intenta mostrar la productora La Corriente del Golfo, de los actores y productores Gael García Márquez y Diego Luna, en la segunda temporada de su serie El Tema, que esta ocasión pone su foco en la Ciudad de México. EL PAÍS emite en exclusiva dos capítulos.

La relación entre la ciudad y la vida que la sustenta lleva a los presentadores por los distintos territorios a lo largo del Valle de México como Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco, Naucalpan. A través de conversaciones con activistas, emprendedores y expertos ecologistas, Gael García, acompañado de la escritora y lingüista Yásnaya Aguilar, explora los límites ambientales de una de las ciudades más grandes del mundo y el efecto que su enorme maquinaria tiene a su alrededor. A lo largo de sus seis capítulos, se exploran temas como la falta de agua en una ciudad que fue construida sobre un lago, el aire contaminado que se respira a diario o los combustibles fósiles. “Podemos vivir sin dinero, pero no sin agua”, dice en el primer capítulo Paloma, una activista de Pueblos Unidos de la Región Cholulteca del Estado de Puebla.

“Las ciudades son el centro de un sistema que impone condiciones y costos al resto de la sociedad”, reza la descripción de la serie. “Desde este contexto urbano se le habla sobre el clima a las ciudades en las cuales vive el 79% de la población mexicana”. La productora que acoge esta serie, La Corriente del Golfo, fue creada en 2018 por los dos actores y su significado es muy explícito. “La Corriente del Golfo es la corriente que lleva agua cálida desde el Golfo de México hacia el Atlántico Norte. Es consecuencia de un fenómeno natural ocasionado por la fuerza del viento, la luz del Sol sobre el mar y por la rotación de la Tierra. Su circulación mantiene viva la flora y fauna marina, viaja libremente y equilibra la naturaleza a su paso”, explican en la página web.

Desde sus inicios han realizado series como Pan y Circo, en la que Luna, cuyo último papel es en la última película de la saga Star Wars: Andor, comparte una comida con expertos y activistas y conversa con ellos sobre todo tipo de temas, desde narcotráfico hasta el aborto. También han producido películas como Chicuarotes, dirigida por García y disponible en Netflix, sobre dos chicos adolescentes que buscan alejarse de la pobreza que les rodea de la peor manera posible: secuestrando a un niño más pequeño que ellos.

Un elemento esencial de las dos temporadas disponibles de la serie El Tema es Yásnaya Aguilar, escritora, lingüista, traductora, investigadora y activista mixe. Es licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas y su trabajo se centra en el estudio y difusión de la diversidad lingüística de lenguas originarias en riesgo de desaparición en México.

“Tal vez lo insostenible es mantener ese modelo de demanda energética”, reflexiona Aguilar hacia el final del tráiler. “Demandar más y más de donde venga, es insostenible. Y la respuesta no puede ser un camino único y secuenciado, pero si aceptamos que ‘sólo sé que no sé nada’ podemos empezar un proceso de decir vale ¿tú qué piensas?¿y tú qué piensas? y dar múltiples respuestas antes de que todo colapse”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS