El Gobierno de López Obrador gasta más de 574.000 millones de pesos en su plan contra la inflación

El secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, defiende la estrategia gubernamental y asegura que sin esta iniciativa la escalada de precios estaría por encima del 10%

El secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional, el 2 de agosto de 2022.
El secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional, el 2 de agosto de 2022.Isaac Esquivel (EFE)

La Administración de López Obrador ha erogado 574.874 millones de pesos durante los dos meses y medio que lleva implementando su Paquete Contra la Inflación y la Carestía (Pacic) en el país. Con una inflación generalizada que ya alcanzó en julio el 8,16 % en México, el Gobierno redobla su apuesta por esta estrategia que abarca desde subsidios a la gasolina y electricidad doméstica hasta la estabilización de los precios de los 24 productos de la canasta básica. El secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, ha declarado este martes en Palacio Nacional que la iniciativa ha tenido un “muy buen desempeño” y ha afirmado que sin estas medidas la escalada de precios superaría el 10%. “Este paquete está cumpliendo muchas funciones, y estos recursos que están utilizados en el paquete no tendrían un mejor uso que utilizarlos aquí”, mencionó.

Durante las 10 semanas que lleva en marcha el plan, la mayor cantidad de dinero, unos 430.000 millones de pesos, se han destinado a subsidios para la gasolina. En segundo lugar, se ubicó el gasto por subsidios a la electricidad, que rebasó los 73.000 millones de pesos y en tercer sitio, con casi 69.000 millones de pesos, se erogaron a programas de seguridad alimentaria, desde apoyos para comprar fertilizantes, abasto de leche y programas agropecuarios como Sembrando Vida. “Sin este paquete la inflación habría sido 2,6 puntos porcentuales más al que hoy es de 8,16%, por eso es por lo que hoy la inflación de México está más baja que la de otros países, incluyendo Estados Unidos”, agregó Ramírez de la O en Palacio Nacional.

El funcionario federal añadió que la estrategia del Gobierno ha permitido que se mantenga en 8.943 pesos el salario promedio mensual, ya que, según sus cálculos, sin el paquete contra la escalada de precios, el salario mensual de un trabajador se habría depreciado un 12% para ubicarse en 7.900 pesos. “Lo primero que habría caído fuerte es el consumo de los hogares, al caer el consumo cae el volumen de ventas, cae el IVA, cae todo el movimiento económico” avizoró Ramírez de la O.

Lejos de replantearse un repliegue de la estrategia, la Secretaría de Hacienda ha anunciado que reforzaran algunas de las aristas del plan: mantendrá los subsidios a los energéticos, acelerará la apertura de importaciones de alimentos básicos; limitará la exportación de maíz blanco; asegurará acuerdos con EE UU para tener más leche y fertilizantes; regulará las tarifas de interconexión ferroviaria para alimentos, insumos y fertilizantes y se ha prometido que continuará la estabilidad en los precios de los 24 productos que integran su canasta básica.

En la misma sintonía, el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, anunció que este año crecerá en 4,6% el sector agrícola (maíz, frijol; arroz; trigo); 2,4% el sector pecuario (carne de res; cerdo; pollo; huevo; leche); 1,7% el sector pesquero (atún, sardina). Respecto a los fertilizantes, el director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero, afirmó que actualmente esa paraestatal opera tres complejos de plantas para la producción de fertilizantes, y en 2022 lleva un 73% de avance en la entrega a nueve Estados: Guerrero, Morelos, Durango, Chiapas, Tlaxcala, Oaxaca, Nayarit, Puebla y Zacatecas.

Héctor Villarreal, profesor del Tec de Monterrey, hace un balance mixto de los resultados presentados por Hacienda. Por una parte, respalda los recursos destinados a apoyar a la estabilización de los precios de los alimentos, como los subsidios a la importación de fertilizantes y los gastos de logística en el transporte de alimentos, sin embargo, critica que la mayor parte de recursos se destine a preservar un menor gasto de gasolinas para evitar, a toda costa el llamado gasolinazo. “Esos 2,6 puntos de inflación nos están saliendo carísimos, el subsidio a las gasolinas es un gasto muy regresivo y son recursos que pudieran ayudar en muchos lados, por ejemplo, salud o educación”, advierte. Además, asegura que hasta el momento no se conoce a detalle cómo se están gastando los recursos catalogados dentro del programa de Sembrando Vida.

El académico apunta que la Administración federal pudo haber aplicado una medida más mesurada, subsidiando solamente el diesel y no todas las gasolinas, para no comprometer tanto las finanzas públicas como ahora. Villarreal agrega que aunque los precios del petróleo siguen altos y eso aminora el golpe al erario, no alcanza a cubrir toda la afectación en otros ámbitos. “El problema es que otras funciones públicas, las ahorcas por completo, salud y educación van a estar de terror y entonces dices ¿realmente se justifica una estrategia de este tipo?, yo creo que vamos a llegar a un 2024 realmente complicado, concluye.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Karina Suárez

Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS