López Obrador se declara cristiano a dos días de las elecciones

El presidente de México confiesa su religión a horas de los comicios más grandes de la historia en un país donde el 87% de su población es cristiana

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional en mayo pasado.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional en mayo pasado.Hector Vivas (Getty)

Andrés Manuel López Obrador se ha declarado este viernes cristiano. Tras años de incertidumbre sobre la religión que profesa, el presidente ha admitido su fe con más ambigüedad que claridad. “Yo soy cristiano, y quiero aclararlo. En la Iglesia evangélica hay una denominación cristiana, pero mi cristianismo, lo que yo practico, tiene que ver con Jesucristo, porque yo soy seguidor del pensamiento y de la obra de Jesús”, ha dicho durante la conferencia matutina. La declaración coquetea con todos los grupos cristianos en México, sin zanjar las dudas sobre su cercanía con la Iglesia evangélica. Lo hace además a dos días de las elecciones más grandes de la historia es un país donde el 87% de la población es cristiana.

MÁS INFORMACIÓN

En medio de un proceso electoral en que el presidente ha sido sancionado en varias ocasiones por interceder, el mandatario ha vuelto a intentarlo, esta vez de manera más discreta. Un reportero le preguntó este viernes su opinión sobre el activismo de la Iglesia católica en Aguililla, una de las zonas más violentas del país, tras la visita el 23 de abril del nuncio apostólico en México, Franco Coppola. “Nosotros somos respetuosos de todas las religiones, somos respetuosos de la religión católica”, ha respondido el presidente evadiendo la pregunta. Como relató Coppola a este periódico, el propio presidente le había pedido al papa Francisco que intervenga para resolver el tema de la violencia en el país.

López Obrador no evadió, sin embargo, la próxima pregunta del reportero. “¿Usted profesa o practica la fe católica?”, le cuestionó. El presidente admitió finalmente su cristianismo, pero ha aclarado que no se adscribe a ninguna comunidad ni institución en particular. Durante años el mandatario ha jugado con la confusión sobre la religión que practica, aunque su filiación religiosa ya había sido expuesta en otras conferencias de prensa. Una de ellas fue al principio de la pandemia de la covid-19, en la que mostró una estampita que decía “Detente enemigo, el corazón de Jesús está conmigo”, y pidió a los mexicanos que utilizaran sus santos contra el coronavirus.

La ambigüedad religiosa le da ahora juego en medio de un proceso electoral en el cual las diferentes Iglesias han intentado ganar influencia en los partidos a través de campañas ideológicas y posicionando a sus propios candidatos. El próximo domingo están citados a las urnas 93 millones de personas en un país con 97 millones de católicos y 14 millones de evangélicos. Ambas confesiones se han mostrado muy cercanas al presidente.

“Yo soy seguidor del pensamiento y de la obra de Jesús. Creo que es el luchador social más importante que ha habido en el mundo, en la tierra, por eso los poderosos de su época lo seguían, lo espiaban y lo crucificaron”, ha dicho López Obrador. Dibujando un paralelismo con uno de los ejes de su discurso, destacó el “profundo amor a los pobres” que profesaba Jesucristo. “Si todos fuésemos cristianos en ese sentido, que lo somos, porque somos muy humanos, el cristianismo es humanismo, viviríamos en una sociedad mejor”, ha agregado y ha reprochado a quienes se declaran “seguidores de Jesús, pero no siguen su ejemplo”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción