Nuevo León, la pelea por ser oposición regional a López Obrador

Samuel García, el joven político de Movimiento Ciudadano y De la Garza, del PRI, luchan por hacerse con el control del corazón industrial de México

Peatones se encuentran en la avenida Alfonso Reyes, en Monterrey, el 5 de junio de 2021.
Peatones se encuentran en la avenida Alfonso Reyes, en Monterrey, el 5 de junio de 2021.Nayeli Cruz

De todas las batallas electorales que se libran este domingo, la disputa por Nuevo León es, quizá, la más peleada y la que tiene una mayor dimensión nacional. Si bien la asamblea tiene gran importancia política, Nuevo León es el corazón industrial y económico del país. No hay construcción nacional posible al margen de Nuevo León, a 220 kilómetros de la frontera con Estados Unidos y a 900 de la Ciudad de México. Es así desde que en 1840 intentó ser un país independiente llamado República del Río Grande y en 1855 República de la Sierra Madre, ambos intentos sofocados por el Ejército mexicano.

Solo con estas raíces es posible escuchar frases como la del candidato Samuel García, quien encabeza las encuestas seguido muy de cerca del aspirante del PRI Adrián de la Garza. “Nunca vamos a permitir que desde el centro nos maltraten, que desde el centro nos digan qué hacer, pero menos que desde el centro se quieran meter a nuestras tierras”, dijo esta semana el joven aspirante que este domingo busca convertirse en gobernador de un Estado con cinco millones de votantes de los casi 95 que tiene el país.

Más información
Elecciones México 6-J | la última hora de la jornada electoral

El político de 33 años de Movimiento Ciudadano, un partido que se define como socialdemócrata y lleva una década tratando de romper el esquema tradicional de partidos, ha dado la sorpresa en estos comicios y ha dejado de ser exclusivamente un fenómeno de redes sociales para convertirse en una amenaza real al sistema tradicional de partidos. De él han surgido las propuestas más concretas principalmente en el tema del agua, pensiones, movilidad o deuda pública. Samuel García ha planteado una elección con mensaje, ”contra la vieja política”, que no es nuevo, pero sí efectivo entre ese 27% de los votantes nuevoleoneses que tienen entre 18 y 29 años.

El periodo de veda electoral permanece en el Estado de Nuevo León.
El periodo de veda electoral permanece en el Estado de Nuevo León. Nayeli Cruz

Sus carencias en la gestión las ha contrarrestado rodeándose de figuras de renombre y un claro ejemplo es la renegociación del Pacto Fiscal, en el que existe poca claridad en cuanto a sus costos, beneficios e implementación. Su principal contrapeso sería el Congreso estatal, por lo que será indispensable que lime asperezas con PRI y PAN, algo que dependerá de las estrategias electorales de cara a 2024.

El otro candidato, Adrián de la Garza, al frente de la coalición entre el PRI y el PRD llega al día de votación en un empate técnico con García. De la Garza se presenta al frente de una candidatura que pretende dar sensación de estabilidad y un eslogan claro: “Todo va a estar bien”, pero con el lastre de encabezar una plataforma muy golpeada en su imagen pública. El priista ha fallado en someterse al escrutinio público, tanto en la alcaldía de Monterrey como en su candidatura y carga con el peso de la marca, pues varios de sus integrantes están asociados con escándalos de corrupción y nepotismo. Además, la experiencia que le acompaña no siempre ha resuelto los problemas más graves a los que se ha enfrentado y Monterrey sigue siendo una metrópoli contaminada, llena de baches, con tráfico excesivo y fuertes problemas de inseguridad. En el Congreso, es probable que sus iniciativas se aprueben a raíz de una alianza con el PAN, lo que puede ganar en eficacia, pero también dar pie a la opacidad.

El futuro gobernador deberá lidiar con dos retos: uno político y otro económico. El primero será gobernar enfrentado al poder central de Morena y de Andrés Manuel López Obrador que ve como se le escapa el viejo sueño de extender su poder a una región tradicionalmente hostil a las convulsiones de la capital al hundirse entre el tercer y cuarto lugar su candidata Clara Luz Flores. El segundo reto será poner en orden el descontrol económico heredado del gobernador Jaime Rodríguez, el Bronco, que deja un grave agujero financiero y un rosario de obras incumplidas como la Línea 4 del metro o la ampliación del Anillo Periférico.

Vista de la Avenida Constitución, en Monterrey, Nuevo León.
Vista de la Avenida Constitución, en Monterrey, Nuevo León. Nayeli Cruz

Paralelamente ha habido una injerencia abierta y sin pudor desde Palacio Nacional que el propio Andrés Manuel López Obrador jamás ocultó. No solo acudió a ver a su candidata, Clara Luz Flores, en uno de sus escasos viajes con sesgo electoral realizados durante la campaña, sino que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR) abrieron dos investigaciones contra los candidatos punteros por delitos como lavado de dinero compra y coacción del voto, sin que hasta ahora se conozcan sus consecuencias.

Según esto, si la participación es alta el factor redes sociales, en el que gana Samuel García, jugará a favor del aspirante naranja, pero si por el contrario la participación es escasa por temor a la pandemia, favorecería al PRI y a los viejos partidos que son quienes más músculo tienen el día de las elecciones y cuentan con mayor estructura electoral para movilizar a sus simpatizantes.

Por si hubiera alguna duda, en caso de victoria, Samuel García ya ha desvelado sus cartas y anunció que será el contrapeso al Gobierno “central, tirano y centralista”. Solo en Nuevo León un discurso así, casi suicida, puede llegar al día de votación en lo más alto de las encuestas.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Jacobo García

Es periodista en México, Centroamérica y Caribe. Fue corresponsal de El Mundo y Associated Press en Colombia antes de llegar a EL PAÍS. Editor Premio Gabo’17 en Innovación y Premio Gabo’21 a la mejor cobertura. Finalista True Story Award 20/21 y colaborador en varios libros colectivos sobre periodismo y América Latina.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS