ESTAR SIN ESTAR
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Si todo fuera G

El Ángel galante engancha como grageas la generación gutural –de agraviados entre grietas— galvanizados por el generalizado gravamen… del confinamiento

Una ilustración de Jorge F Hernández.
Una ilustración de Jorge F Hernández.

Gracias al gremio, gana la graciosa garantía del gran galimatías: grita la garganta una sola gota granjeada, grano por grano, sin gresca ni garabatos gravitando gravemente desde Georgetown. Grumos de grosella gruesa graban gotas en gargantas y gargantillas, mientras el gato de Gorky gorjea como gorrión.

En el gorro de Glenn Gould, un gonorréico gandul grabó un gramófono germano y en la glándula gorda de la Gilda González, grafiti con grafismos georgianos. Gran gala de grandilocuencia y gozadera escribió Gil Gamés, garante del gremio y gravitó un gas sobre la gastronomía de aroma gasolinero.

Ingrávido, Gerardo Gómez garigoleaba con grafito el grandioso Góngora en versos guangos de una Guantanamera guerrera y a go-gó. Gerardo gongoraba sus gonsignas de gelatina, gastando gel en grumos, girando y girando entre girasoles germanos y geranios del Ganges… gran gathering grotesco de ganapanes y gandallas. ¡Goza, gocen, como gol de Garrincha! ¡Griten garnachas y granaderos! ¡Agrúpense, grillos y regurgiten la gris gastritis, la grasa gelatinosa del agraviado!

Golpes… gritos y por ende, gendarmes. Guardaron a Gustavo en Guadalajara y a Gerardo lo grabaron en Gerona; Guadalupe guardó gemas en el Geriátrico de Guayabitos, gozando de gula, agarrada a la guasa de una garantía generalizada: los gerentes gimen para la gente en general, generando una gracia y en las gráficas gotearán gratificaciones.

Golpeado, Gonzalo gemía y gemía en la gélida granja del General Gerónimo Gorostiza de Guanajuato, sin ganar ni granjear un solo gramo de gratitud del gastado gusto del generalísimo, gangrenado y gangsteril, goloso gandul guanajuatense dizque guerrero ganador de la gesta. Un grupo de gárgolas de granito guardan la garita gigantesca donde gravitan los gritos y giran grillos entre gallinas y gallos y el Ángel galante engancha como grageas la generación gutural –de agraviados entre grietas— galvanizados por el generalizado gravamen… del confinamiento.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción