accidente metro CDMX
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Falla por fatiga

En el tufo de la polvareda se huele a leguas el hurto, el abuso y se confirma el infatigable empeño de la corrupción por goteo

Un ingeniero civil califica como “falla por fatiga” el derrumbamiento de la viga o el vencimiento de la estructura o la caries que carcome las columnas de algunos pasos a desnivel como el que se desplomó en la desgracia más reciente, dolorosa y lamentable de la Línea 12 del metro de la Ciudad de México. El propio ingeniero aclara que le llama “falla por fatiga” por no mencionar negligencia y corrupción como explicaciones nodales en el centro de las hipótesis que ahora se dirimen para fincar responsabilidades, aunque habría que añadir —ontológica o etimológicamente— que en el tufo de la polvareda se distingue a quien da la cara y a quienes se esconden, se huele a leguas el hurto y el abuso, la mala leche y el aisevá o el quémasda y se confirma el infatigable empeño de la corrupción por goteo, la que empapa a manos llenas ávidas del moche.

A contrapelo, ni uno solo de los pasajeros del Metro en general —y en particular, los viajeros de la Línea 12 mal llamada Dorada (si no es que cada uno de los heridos y muertos)— ha fallado jamás a sus deberes y a sus horarios, al tedio de tener que transportarse de un lado a otro de la ciudad más grande del mundo, sin viso alguno de vencimiento por fatiga. Fatigado por deudas como cargas pandeantes, el padre que llevaba a su hijo hoy difunto a comprar un regalo al centro; fatigado, el transeúnte al volante que pereció por caérsele encima la polvareda y el peso de tanta imperdonable errata: el puente que se pandea en plena pandemia, cuando se pudo haber invertido en mantenimientos y reestructuraciones forzando, incluso, la reclusión de los miles de mexicanos que no se pueden quedar confinados, los que viven debajo de los puentes inseguros y los que transitan como sombras por las endebles vías de una nervadura fatigada que se coagula y constipa constantemente con cíclicos brotes de colesterol en la construcción de sus arterias y estorban o paran en seco las vías por donde repta la serpiente naranja sobre el inmenso valle como piedra de sacrificios, labrada con todos los nombres y apellidos de las víctimas que lo habitan desde siglos, cuyos cráneos se van acumulando en el tzompantli de la conciencia para que conste que el ciclo ejemplar de tantas miles de vidas buenas, anónimas, mártires y hartas… jamás presentan falla alguna por fatiga.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción