OPINIÓN

Nostalgia

Los ochenta no fueron tan idílicos. 'Cuéntame' hace equilibrios para sortear polémicas políticas, pero el documental que le sigue revisa de forma honesta aquellos complejos años