Peaje de La Roca, en Barcelona, con las barreras levantadas tras concluir la concesión.

Imprevisión

Ha habido tiempo más que suficiente para tener una alternativa al coste del mantenimiento de las autopistas, a su forma de pago y para prepararse para los nuevos cauces a seguir por el tráfico rodado

En la imagen la carretera N-II a la altura del Masnou

El fin de los peajes

Los últimos gobiernos han asumido que el modelo actual, que ha ocasionado tres graves disfunciones, ya ha superado su límite de obsolescencia y que su mantenimiento produce más costes que beneficios

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada