Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, durante un evento oficial el 16 de noviembre, en Managua.
Artículo bajo registro

Regateos para la impunidad en Nicaragua

Antonia Urrejola|

La decisión del Gobierno de Daniel Ortega de retirarse de la OEA es vista como un movimiento para evitar una salida a la crisis en la que no se asegure la verdad, justicia y reparación a las víctimas de la represión estatal

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada