Rita Barberá y su vicealcalde, Alfonso Grau, en el Ayuntamiento de Valencia en 2015.

El Ritufeo

No es fácil digerir que el blanqueo de dinero del procesado equipo de Rita Barberá fuera algo ajeno a quien mantenía un control soberbio sobre todo lo que sucedía en su vertical, incluso a su alrededor

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada