Nuestra roñosa libertad
Artículo bajo registro

Nuestra roñosa libertad

Me siento a escribir esto casi un año después de mi aborto, tras escuchar las valientes y necesarias declaraciones de Marta Vigara en la Cadena SER. Yo no encontré ángeles en la clínica, más bien me sentí rodeada de aquellas monjas del colegio donde pasé mi infancia

Lucía, una niña venezolana superviviente de una violación, que abortó de forma segura en Colombia.
ABORTO

Emigrar para abortar

Cientos de mujeres y niñas que tienen prohibida la interrupción voluntaria del embarazo en Venezuela encuentran los recursos para ello en Colombia, país que lo permite bajo tres causales: malformación del feto, riesgo de vida para la madre y abuso sexual

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada