Botellón en el barrio de Sarrià de Barcelona el pasado 3 de octubre.
Artículo bajo registro

El asalto

Ahora la revolución está en manos de una creciente multitud de jóvenes que tratan de asaltar el poder, no mediante la cólera social. sino sirviéndose del placer de beber, de gozar y no cesar hasta derribar la muralla

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada