Álvaro de Marichalar, ante su caserío en la finca Garrejo, en Soria, con el cartel en homenaje a su abuelo, el vizconde de Eza, y la bandera de Tajamar de la Armada Española.

Un Marichalar en el exilio

Álvaro de Marichalar ha fijado su residencia y negocios en Moscú junto a su esposa de 24 años Ha abandonado España harto de los contenciosos que mantiene con la Junta de Castilla y León y del rol que se le atribuía en la opereta real

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada