Cuando se vive en la calle, existen tantas razones para despreciar a los demás, que hay algo profundamente moral en el gesto de no derramar ni una gota.
Artículo bajo registro

Urinaria

El hombre que mea en su bidón se comporta más cívicamente que algunos pagadores de impuestos que se quejan de la proximidad de una narcosala

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada