Daniel Ortega y Rosario Murillo, en una imagen de archivo.
Artículo bajo registro

La boca del infierno

La única certeza que hay en Nicaragua es la de que Ortega y su esposa la vicepresidenta se disponen a ser reelectos de nuevo, lo que supone continuar en el control total del poder civil, económico, policiaco y militar

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada