José María (izquierda) y Víctor Pino, víctimas del atentado de ETA contra la casa cuartel de Zaragoza en diciembre de 1987 en el que murieron sus padres y su hermana.

Las vidas que ETA nos robó

Con la masacre de la banda terrorista en la casa cuartel de Zaragoza el 11 de diciembre de 1987, Víctor y José Mari Pino no solo perdieron a sus padres y a su hermana. También el derecho a vivir su propia vida como los demás. Su terrible experiencia se convierte ahora en un libro.

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada