Seleccione:
EL PAÍS
El estudio y biblioteca de Gabriel García Márquez en su casa en la colonia San Ángel de la Ciudad de México.
Columna

La voluntad

Muchos colegas me preguntan en México cómo hacer para no sucumbir al desánimo cuando escriben. Les doy respuestas idiotas. Sólo debería repetirles el verso de William Blake: “Aquel que desea pero no actúa engendra peste”

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada