Una escena de 'El pisito' (1958).
Artículo bajo registro

Inquilina

La casa ha adquirido una dimensión extraordinaria durante el confinamiento: es extensión de nuestro cuerpo que, a la intemperie, no duraría ni un segundo

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada