Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ocho pecados

Desde el balcón que será este recuadro cada miércoles, una se atreve a heredar el espacio que deja durante el verano Pepa Bueno para hablar de cosas tenidas por poco buenas: los siete pecados

San Gregorio Magno, obra de Felipe Bigarny, en el Museo de la Universidad de Salamanca.
San Gregorio Magno, obra de Felipe Bigarny, en el Museo de la Universidad de Salamanca.

Cuando el verano tendría que haber sido, como todos los años, una mezcla desequilibrada de tedio, dejadez y excesos, nos hemos topado con una estación retadora y militante que acumula las cruces del miedo y el recelo en su pechera y porta como armas, una por mano, la cinta métrica de la distancia exigida y más alcohol en gel que en vaso de tubo. La vida manda.

Sobre los nuevos preceptos de la profilaxis social, parece haberse impuesto un imperativo moral: no quejarse. Igual que hay un momento en enero en que dejamos de felicitar el Año Nuevo porque el rito suena caduco, parece que ya ha prescrito el derecho al lamento por estos meses de extrañeza y muerte. Es pecado estar triste.

No es nueva esta cosa moderna y obligatoria de estar alegre como prerrequisito: hasta el siglo VI, la tristeza era uno de los ocho pecados capitales y fue san Gregorio Magno quien decidió confinarla como pecado e incluirla dentro de la pereza. Los pecados pasaron entonces de ocho a siete, capitales todos ellos. La capitalidad no tiene que ver con que Madrid los contenga todos, sino con que en el latín caput significa cabeza en el sentido de “elemento que origina el resto”. De ese caput el español derivó dos palabras: el resultado noble, más apegado a la lengua madre y poco herido por el desgaste de la pronunciación, fue capital; en el bolsillo propio de los hablantes quedó la palabra caudal, resultado de siglos de cambio en los sonidos.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

De este capital de pecados en el caudal de las aguas veraniegas nos iremos ocupando semana a semana. Desde el balcón que será este recuadro cada miércoles, una se atreve a heredar el espacio que deja durante el verano Pepa Bueno para hablar de cosas tenidas por poco buenas: los siete pecados. Nos rozaremos con la lujuria, no toleraremos la ira, miraremos a la envidia ajena, nos comeremos la gula, atesoraremos palabras con avaricia, nos vanagloriaremos de nuestra soberbia, tal vez descuidemos la pereza. No se exige, pero se valora, que el lector, al otro lado, lea cada pecado semanal armado con la virtud teologal de la paciencia.

Después de tantos años he coleccionado toda suerte de pecados, pero nunca había incurrido en el pecado capital del columnismo. @nosolodeyod

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Lola Pons Rodríguez

Filóloga e historiadora de la lengua; trabaja como catedrática en la Universidad de Sevilla y ha sido profesora invitada en Oxford y Tubinga. Dirige proyectos de investigación sobre paisaje lingüístico y sobre castellano antiguo (Historia15); es autora de 'Una lengua muy muy larga' y 'El árbol de la lengua', colabora en La SER y Canal Sur Radio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS