Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Bolivia

¿No va a pasar nada más? ¿La senadora Áñez, el presidente de la OEA, van a irse de rositas con una cordial felicitación al ganador?

El expresidente de Bolivia Evo Morales tras una rueda de prensa en Buenos Aires.
El expresidente de Bolivia Evo Morales tras una rueda de prensa en Buenos Aires.Juan Ignacio Roncoroni (EFE)

Parece que no le importa mucho a nadie. A mí sí, porque amo Bolivia y amo a los bolivianos, habitantes de un territorio intenso, deslumbrante por su belleza, por su complejidad, por la férrea voluntad con la que los cholos del altiplano, y los llamo así con toda mi admiración y más respeto todavía, han sabido imponerse a la inclemente dureza de la tierra que habitan para prosperar en ella. Bolivia, donde hasta hace poco el único Gobierno efectivo era la Embajada de EE UU, donde existía un sistema de apartheid equiparable al sudafricano —el vicepresidente electo no lleva ponchos de colores porque le gusten, sino porque antes de la llegada al poder de Morales, los indígenas tenían prohibida su propia ropa en los centros de las ciudades—, donde en 14 años de Gobierno, el MAS ha sacado de la pobreza extrema a más de dos millones de personas, el 20% aproximado de la población, merece mucha más atención. Sobre todo ahora, cuando Luis Arce, candidato del MAS, ha ganado las elecciones con 26 —repito, 26— puntos de ventaja sobre el segundo candidato más votado. Esta victoria esparce sombras muy tenebrosas sobre el golpe de Estado que apartó a Evo del poder hace un año, bajo acusaciones de fraude electoral que impugnaban una ventaja más corta. Ahora parece más claro de qué clase de fraude se trató, y quién lo cometió. Arce ha dicho que renuncia a la venganza, y se lo alabo, pero… ¿No va a pasar nada más? ¿La senadora Áñez, el presidente de la OEA, van a irse de rositas con una cordial felicitación al ganador? La intransigente conciencia de pureza de quienes acorralaron a Morales hasta obligarle a exiliarse, ¿no se estremece ahora de asco e indignación? Por decencia, y por decoro democrático, alguien debería dar explicaciones.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Almudena Grandes

Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS