Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Entretenido

No hay nada peor que alguien aburrido para idear cosas malas

Pedro Sánchez acompañado de su Jefe de Gabinete, Iván Redondo.
Pedro Sánchez acompañado de su Jefe de Gabinete, Iván Redondo.Jaime Villanueva (EL PAÍS)

Yo no sé si es que Iván Redondo tiene poca tarea. Lo mismo es eso. No hay nada peor que alguien aburrido para idear cosas malas. Si ese alguien tiene un poder inmenso, para qué le vamos a contar a usted nada. Desde muy pequeños lo hemos oído todos en casa o en el colegio, que, hasta que llegó José María Maravall, lo llevaban casi todo curas.

El asunto es que Redondo se debe aburrir con la cantidad de cosas que Pedro Sánchez le ha echado encima. O eso o se ha vuelto una especie de comité central que, al mejor estilo de los partidos leninistas, deposita la sabiduría y la corrección política en una sola cabeza.

Karl Marx es el culpable de ese desatino, pero el sabio alemán ya nos pilla muy lejos y, sobre todo, sus pretensiones afectarían de lleno a un partido, el PSOE, que las ha pasado negras teniendo que escapar de las protectoras y confortables alas del comunismo. Hace ya mucho tiempo que los partidos socialdemócratas decidieron que podían equivocarse sin necesidad de que lo hiciera una clase social ungida por la Historia. El partido de Pedro Sánchez no es una excepción.

Pero hete aquí que “llegó el comandante y mandó parar”. El éter, sobre todo, pero no solo, también la tinta de los periódicos o las escurridizas portadillas de los informativos de las televisiones, se han ido llenando de fake news, o sea, de noticias falsas, en un santiamén. Aquí hay que poner orden, No vaya a ser que el personal se trague que hay diez mil soldados rusos preparados para ir a Cataluña para hacer allí, por supuesto, lo que haga falta. Y quien dice diez mil soldados, puede decir cualquier cosa, cualquier otra atrocidad.

Redondo y quien le sustituya en el confuso, pero todopoderoso cargo que ocupa hasta que unas elecciones o una moción de censura tumben, presumiblemente, a su jefe, cosas que pueden pasar en una democracia. Redondo tiene ahora que hacer mucho trabajo para reencontrar el camino de la verdad. Tiene, sobre sus ya cargados hombros, la responsabilidad de cargar con el peso de la verdad.

Es muy posible que el antes muy concienciado gremio de los informadores no le dé mayor importancia todavía a un bicho que amenaza con comérselos.

Mientras, ¿a alguien se le ocurre algo para tener entretenido a Iván Redondo? Nos va mucho en ello.


Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción