COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El dilema uigur

No ha lugar a las críticas e injerencias externas. Ni en Hong Kong, ni en Xinjiang, la extensa región del noroeste de China donde vive este pueblo

Una estudiante uigur en Estambul sostiene la foto de su padre, un empresario detenido hace más de tres años.
Una estudiante uigur en Estambul sostiene la foto de su padre, un empresario detenido hace más de tres años.Andrés Mourenza

Nunca hasta ahora un alto cargo del Gobierno chino se había dirigido al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. El 22 de febrero lo hizo el ministro de Exteriores, Wang Yi, que expuso las líneas maestras de unos “derechos humanos con características chinas”. Un popurrí de la Declaración de Bangkok de 1993, crítica marxista y relativismo cultural. Una visión donde los derechos del individuo son reemplazados por los abstractos y genéricos del “pueblo”, los económicos, disociados de los civiles, y la universalidad de los mismos, intercambiada por una libre interpretación nacional. En suma, un retorno a la concepción comunista de los derechos humanos, facilitado por la nueva presencia de China y Rusia en el Consejo, y la ausencia de EE UU, Trump mediante. No ha lugar a las críticas e injerencias externas. Ni en Hong Kong, ni en Xinjiang, la extensa región del noroeste de China donde viven los uigures musulmanes.

En los últimos meses, se han intensificado las denuncias de abusos contra la minoría uigur. La BBC, en un reportaje que le ha costado la expulsión de China, habla de violaciones sistemáticas de mujeres en los campos de detención, donde están encerrados más de un millón de uigures para su “reeducación”. Regresa la consabida fórmula maoísta de “reforma del pensamiento”, vista desde el exterior como un nuevo gulag. ¿La finalidad? Erradicar la creencia islámica uigur. Según una investigación del académico Adrian Zenz, muchos de ellos trabajan como mano de obra esclava en la producción de algodón, destinado a conocidas marcas de moda consumidas en Occidente. Si bien la acusación más grave ha sido la de genocidio, emitida por Países Bajos, Canadá y Estados Unidos.

Lo ocurrido coloca a la Unión Europea en una posición incómoda. Por lo general se ha mantenido una política de crítica velada y compartimentación temática: de un lado los ideales políticos, de otro los devengos económicos, siguiendo una praxis compatible con la de Pekín. En los foros sobre relaciones comerciales, la cuestión de los derechos humanos brilla por su ausencia. Más sorprendente resulta el silencio de dirigentes musulmanes ante la persecución. Especialmente aquellos que agitan las aguas de la islamofobia en Occidente: Erdogán en Turquía e Imran Khan en Pakistán. Coexisten la hipersensibilidad manifiesta hacia la blasfemia, —como el boicot comercial a Francia tras el asesinato del profesor Samuel Paty—, y una falta de sensibilidad hacia la causa uigur: “Sinceramente, no estoy al tanto” respondió Imran Khan. Son rehenes de la dependencia económica, y militar en el caso paquistaní, hacia la superpotencia asiática. Es preciso rechazar la máscara de la separación entre derechos económicos y políticos, o la primacía de aquellos. Aun cuando sea difícil dada la posición europea. @evabor3

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Eva Borreguero

Es profesora de Ciencia Política en la UCM, especializada en Asia Meridional. Ha sido Fulbright Scholar en la Universidad de Georgetown y Directora de Programas Educativos en Casa Asia (2007-2011). Autora de 'Hindú. Nacionalismo religioso y política en la India contemporánea'. Colabora y escribe artículos de opinión en EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS