COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Dos mujeres

Mónica García y Yolanda Díaz están superando en vivo y en directo el complejo de impostora que nos ha lastrado las alas a tantas antes que a ellas

Mónica García, candidata a presidenta de la Comunidad de Madrid.
Mónica García, candidata a presidenta de la Comunidad de Madrid.Efe
Más información

Llevaba tiempo observando a dos políticas españolas como quien avista dos ovnis. Una es ministra. La otra, diputada de la oposición y azote del Gobierno de una comunidad autónoma. No es, sin embargo, el ejercicio de sus cargos lo que me sorprendía, sino su forma de ser y estar en esas junglas. En esos feudos de machos y de algunas, pocas, mujeres alfa, ellas se salían del alfabeto. En ese mundo de choque de pechos y arqueo de piernas para marcar los propios atributos, ambas hablaban más del prójimo que de su ombligo. En esa competición de a ver quién mea más lejos, aunque sea de boquilla, las dos brillaban por su ausencia de impostura. Diríase que aprendían sobre la marcha, y se notaba. Su emoción, sus dudas, sus nervios, su perplejidad ante las puñaladas amigas y enemigas, su vergüenza propia y ajena parecían genuinas. Y eso traspasaba la pantalla.

En esas andaba una entretenida cuando, ayer mismo, el sismo político que nos sacude puso a estas dos señoras en primerísima línea de fuego. Y su reacción las ha retratado mejor que un teleobjetivo. Puestas ambas en el brete de acatar, por sus santas gónadas, el envite de un varón poco acostumbrado a recibir un no por respuesta, ambas dudaron a ojos vista antes de hacer lo que creen que debían en conciencia. Como todos y todas, se me dirá, y será cierto. La diferencia es que me las creo. Y no hablo de su ideario, del que puedo discrepar y discrepo, sino de ellas mismas y de su vértigo y su determinación al mismo tiempo al asumir el riesgo de errar, fracasar o no dar la talla en un proyecto, cosa que casi ningún varón se plantea de antemano. Mónica García, candidata a presidenta de la Comunidad de Madrid, y Yolanda Díaz, ministra de Trabajo e inminente vicepresidenta de España, son dos mujeres de 47 y 49 años que están superando en vivo y en directo el complejo de impostora que nos ha lastrado las alas a tantas antes que a ellas. Sin tutelas ni tutíos fuertes que valgan. Y eso no tiene vuelta atrás posible.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción