Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El Ángel caído

Bien sabe Gabilondo que la política es ingrata. Pero sospecho que, pasada la dentellada en el amor propio, está aliviado de hacer mutis por el foro

Ángel Gabilondo, en la comparecencia tras el peor resultado del PSOE en unas autonómicas madrileñas.
Ángel Gabilondo, en la comparecencia tras el peor resultado del PSOE en unas autonómicas madrileñas.Marta Fernández Jara (Europa Press)

Érase una vez un señor de 72 años, vida desahogada y un curriculazo a la espalda. Catedrático, rector de rectores, ministro del ramo y, hace dos años que parecen dos siglos, ganador de unas elecciones cuyas legítimas componendas lo enviaron al calvario de ser jefe de la oposición de una presidenta en sus antípodas, no solo ideológicas. Ahí empezó su caída. Se le veía incomodísimo en tal tesitura. Desubicado, perplejo, con un indisimulado rictus de lo que hay que oír, señora mía, cada vez que la doña abría la boca, en vez de tapársela con hechos. En estas, llegó la pandemia y nuestro hombre desapareció de la escena mucho más allá de la comprensible prudencia de una persona de riesgo, mientras a izquierda y derecha se le crecían varias mujeres con hambre de pista. No parecía nervioso. Igual pensaba que tendría tiempo hasta las urnas de quitarse de en medio y dejar paso a otro con menos años y más ganas.

Ahí seguía nuestro héroe hace dos meses: esperando el relevo y el pago a los servicios prestados, cuando va la presidenta, convoca elecciones y viene su gran jefe a pedirle el sacrificio de volver a ser candidato. Y él le dice que sí, claro, qué remedio. Y se pone a ello haciendo de corazón, tripas. Y le hace caso al asesor áulico y acepta un eslogan riéndose de su sombra. Y se echa, ahora sí, tarde, mal y nunca, a la calle que no había pisado. Y le cambian de arriba el discurso según rola el aire. Y, aun así, le sale algún destello de genio en el fango de la batalla, pero sigue quedándose atónito ante la soberbia y la simpleza ajena, en vez de desmontarlas. Así, hasta que cantan los votos y recibe en su cara un guantazo tan suyo como del jefe que lo mandó al matadero para, al final, dejarlo solo en su entierro sin darle las gracias. Previsible, vale. Bien sabe Ángel Gabilondo que la política es ingrata. Pero sospecho que, pasada la dentellada en el amor propio, está aliviado de hacer mutis por el foro.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS