Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Perú

Pese a la abrumadora insistencia con la que escuchamos a diario la palabra democracia, lo que está pasando en el país andino no llama la atención

Vladimiro Montesinos, exasesor del expresidente peruano Alberto Fujimori.
Vladimiro Montesinos, exasesor del expresidente peruano Alberto Fujimori.LATINO NEWS-CONTACTO PHOTO (Europa Press)

Parece una noticia de segunda fila. Aquí estamos demasiado ocupados con los indultos, la mesa de negociación, la ley trans y la gestión de las víctimas del terrorismo, cada vez más divididas en buenas y malas, como casi todo. En el resto del mundo también abundan las noticias impactantes, desde la condena al asesino de George Floyd hasta la dimisión del más cariñoso de los ministros británicos. Pero, pese a la abrumadora insistencia con la que escuchamos a diario la palabra democracia, lo que está pasando en Perú no llama la atención. Si de verdad estuviéramos tan interesados en ensalzar los valores democráticos, no deberíamos hablar de otra cosa, y menos ahora, después de oír los audios en los que Vladimiro Montesinos, hombre fuerte del dictador Fujimori, padre a su vez de la candidata que ha perdido las elecciones, da instrucciones desde prisión. Esto se arregla con tres millones de dólares, dice, uno para cada miembro del Jurado Nacional de Elecciones, o la chica va a ir a la cárcel. Con ese dinero, calcula Montesinos, se eliminarían del escrutinio las mesas en las que Castillo ganó con más porcentaje y se solucionaría el problema. Keiko, siendo presidenta, esquivaría una condena por corrupción que hasta sus partidarios dan por segura y haría lo que pudiera por mejorar la situación de su padre, del propio Montesinos. Pero, según todos los observadores, Pedro Castillo ha ganado las elecciones y lo ha hecho limpiamente. La esencia de la democracia es el respeto a la soberanía popular y la aceptación de los resultados, cuando gustan y cuando no. Cualquier maniobra en otro sentido es una agresión a la democracia. Por eso me asombra que, mientras allí se habla ya de un golpe de Estado, aquí no se hable casi del Perú.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Nació en Madrid en 1960. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, agradece la libertad que le dan sus lectores y la oportunidad de mantener el contacto con ellos a través de los libros y de las páginas del diario EL PAÍS. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción