PROTESTAS EN COLOMBIA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La guerra del desgaste

Tanto el Gobierno de Iván Duque, como los diferentes actores políticos, así como los convocantes del paro nacional contienen el aire y esperan los resultados de los próximos días de movilización

Aunque el Comité Nacional del Paro había suspendido las movilizaciones, en algunos lugares de Colombia continuaron las protestas. La imagen corresponde a Bogotá.
Aunque el Comité Nacional del Paro había suspendido las movilizaciones, en algunos lugares de Colombia continuaron las protestas. La imagen corresponde a Bogotá.NATHALIA ANGARITA (Reuters)

Entre el 28 de abril y hasta mediados del mes de junio del presente año se dieron protestas a lo largo y ancho de Colombia, todo, en el marco de lo que se conoce como el paro nacional. Durante todas esas semanas se dio un electrocardiograma: jornadas de protestas altas con intervalos de actividad baja. En algunos casos esos intervalos se vivieron en medio de la violencia. Al final, en lo peor del tercer pico de la pandemia y, ante el desgaste de las movilizaciones, el comité del paro optó por hacer una pausa y llamar a manifestaciones el 20 de julio, un día emblemático para Colombia pues se celebra su independencia.

Lo que se vio en medio de la pausa de las manifestaciones es lo que se denomina una guerra de desgaste. El Gobierno optó por tres líneas de acción. Por un lado, criminalizar las protestas y aplicar una violencia policial alta, de hecho, según organizaciones sociales, las víctimas de la represión superan las 40, además, casi una veintena de agresiones sexuales y decenas de agresiones oculares. La segunda línea de acción fue sabotear las negociaciones entre el ejecutivo y el comité del paro. Por ejemplo, el presidente no firmó el preacuerdo de Buenaventura, tampoco el preacuerdo nacional y nombró negociador a alguien que semanas después renunció para participar en política. La idea del Gobierno y, principalmente, del uribismo es que, si el país se incendia con violencia eso, al final, favorecerá al partido de Gobierno, pues creen que la clase media y alta votará por ellos pidiendo represión y mano dura. La tercera línea de acción será anunciada en los próximos días, se refiere a un paquete de ayudas sociales, limitada, pero que les dará cierta capacidad clientelista.

Más información
La gestión de las protestas quiebra los puentes entre el centro y la izquierda colombiana
La CIDH dice que hubo uso excesivo de la fuerza en la contención de las protestas en Colombia

Por su parte el comité del paro hizo la pausa viendo el desgaste en que se encontraban las movilizaciones. Saben, además que hay un grupo importante de ciudadanos y comunidades que rechazaron los cortes de vía o bloqueos y temen que se den nuevamente. Por ello, se cree que muchos no saldrán a protestar y apoyar las manifestaciones. El paro se metió la agenda electoral con mucha fuerza. Tanto la izquierda, como el centro y la derecha hacen cálculos electorales, pocos son lo que piensan en el país como un todo, así que cualquier movimiento tiene como objetivo buscar votos y marcar bien en las encuestas.

Lo que viene en las semanas siguientes es una situación en la cual los actores del paro buscarán generar desgaste en el contrario. Si el Gobierno nacional logra desactivarlo o que se den hechos grandes de violencia, el presidente Iván Duque saldrá ganador y logrará mantener cierta estabilidad en el último año de Gobierno que le queda. Si es al revés, salen muchas personas y hay poca violencia, el presidente vivirá, al menos un semestre bastante duro y complicado. Tal vez, para el mes de septiembre o noviembre el país estallará de nuevo.

Por ahora, tanto el Gobierno nacional, como los diferentes actores políticos, así como los convocantes del paro nacional contienen el aire y esperan los resultados de los próximos días de movilización. Hasta el momento lo cierto es que las causas por las que salieron a marchar miles de habitantes no han sido modificadas. Las razones siguen existiendo, la diferencia con el 28 de abril es determinar el desgaste de la movilización, es decir, saber qué tan grande o pequeño ha sido el desgaste. Será una semana determinante.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS