Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Matones de instituto en la red

Las redes nos han robado los rostros, haciéndonos insensibles al dolor que podemos provocar

Del Hambre
Más información
La victoria de los troles: de cómo Internet se ha convertido en la vida real

Sucedía en las clases del instituto, en esa edad cruel en la que, para obtener el derecho del más fuerte, esa iniquidad sobre la que basamos cualquier principio de liderazgo, se señalaba a alguien para deshumanizarlo utilizando la mofa o la intimidación. Es un mecanismo tan viejo como el poder: usamos el insulto y la ridiculización hacia fuera para generar camaradería dentro. Un amigo del instituto siempre me decía lo mismo: “No hay nada que proteja más que una broma”. Era el más inteligente y sensible de la clase, y quizá por ello la perpetua diana de mofas y escarnios cuando “ser popular” requería de cierto desprecio anti-intelectual, pues se ganaba más puntos de cara a la galería con el chascarrillo que humillaba al más débil. Aunque había que hacerlo con cierto disimulo: la broma permite la distancia, exonera la responsabilidad sobre lo dicho.

Cosa distinta es el uso de la ironía, el recurso de Sócrates para obligar a su interlocutor a adentrarse en las complejidades del pensar, un instrumento sutil con el que, como nos enseñaba nuestro profesor de Filosofía, apreciamos hasta qué punto el lenguaje sostiene invisiblemente la realidad. La ironía es lo opuesto a la broma del listillo, pues acorta la distancia entre nosotros. En clase nos explicaban cómo, en la lengua de Homero, el dios Hermes cubría el trecho entre hombres y dioses llevando sus mensajes. Al entregar la misiva, aquel dios de sandalias aladas las traducía e interpretaba humanizando la vida. Por eso para hacer más accesible algo necesitamos interpretar. Y eso nos acerca. Porque el zasca no es más que el recurso fácil a la francachela para ganarse el aplauso de la tribu, siempre a sabiendas de que señalar a alguien tendrá un efecto cascada: tras él, se lanza siempre a toda la manada.

Es lo que sucede en parte con las redes. Inundadas de bromistas, frikis acosadores y troles (como comprobé de nuevo con las virulentas y absurdas sobrerreacciones a mi texto sobre el asesinato de Samuel) a veces es difícil distinguir —dice Angela Nagle— cuando hablamos de ideas políticas o cuando queremos simplemente echarnos unas risas. Buena parte de las camarillas tuiteras solo buscan crear una comunidad que los jalee, generando una fractura que señala el espacio sobre el que verter odio. Se fomenta un sentido de pertenencia a una tribu mediante la ridiculización del otro, reivindicándose bajo el eufemismo de la “libertad de expresión”. Pero en realidad tiene más que ver con la pérdida de sensibilidad que provoca la distancia de las redes y las aplicaciones de internet. Ese falso presentismo nos incita a la reacción, a la inmediatez, a aparecer con la misma facilidad con la que desaparecemos. Las redes nos han robado los rostros, haciéndonos insensibles al dolor que podemos provocar, intentando devolvernos a los pasillos del instituto para mofarse o vejar al otro desde la impunidad de una fingida adolescencia. @MariamMartinezB

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS