Colombia
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La carrera presidencial en Colombia

Nadie va a ganar solo, el escenario político hace imposible que un solo sector gane sin hacer coaliciones

El izquierdista Gustavo Petro vota en las elecciones presidenciales que perdió ante Iván Duque en 2018.
El izquierdista Gustavo Petro vota en las elecciones presidenciales que perdió ante Iván Duque en 2018.Anadolu Agency (GETTY IMAGES)

Desde hacia varios días se esperaba la encuesta de Invamer. Por fin salió, y los resultados son bastante llamativos. El deseo de ver la encuesta era determinar cómo iba la carrera presidencial, pero, sobre todo, resolver tres preguntas: 1. Cómo afectó el paro la imagen de los candidatos, positiva o negativamente. 2. El posparo a quién benefició más, y a quién afectó de manera negativa y 3. El impacto de las recientes movidas políticas en cada uno de los candidatos. Los resultados son los siguientes: Gustavo Petro, el candidato de izquierda, pasó de 38% a 30%. El candidato de centro, Sergio Fajardo, pasó de 15,9% a 14,5%. En tercer lugar apareció el exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, con 11%, y de ahí para abajo están con un 10% o menos.

Sobre esos resultados se pueden hacer varias consideraciones:

1. Gustavo Petro llegó a su techo más alto en plena movilización social, logró jugar bien, pero el posparo le ha pegado duró, perdió un 8%. Tal vez la mayor responsabilidad de ello la tienen varios de sus militantes. Si Petro no logra controlar las voces radicales, eso le va a evitar crecer.

2. Sergio Fajardo disminuye poco, eso indicaría que habría logrado detener su caída, pero aún no logra quebrar la tendencia. En todo caso, sigue siendo la segunda opción, aunque muy lejos del 30% de Petro.

3. La derecha está pulverizada. Su principal opción, según la encuesta, es el exalcalde de Medellín Federico Gutiérrez con un 6%, seguido de Germán Vargas Lleras con el 4%. La derecha no ha logrado encontrar candidato, y parece no entender que la única opción que tiene para ganar la presidencia es separarse de la derecha uribista.

Más información
La gestión de las protestas quiebra los puentes entre el centro y la izquierda colombiana
La implosión de las fuerzas alternativas en Colombia

4. Al hacer una suma aritmética, lo cual en política debe tomarse con precaución, se logra detectar que, por un lado, la coalición de centro o Coalición de la Esperanza tendría un 32%, y al revisar los candidatos parecen bastante homogéneos. La coalición de izquierda o Pacto Histórico se queda en un 30% y la derecha está muy lejos. Esta situación podría tener dos conclusiones. O bien que el centro podría tener una opción de derrotar a Petro en primera vuelta, lo cual se ve lejos, debido a que Petro tiene una base bastante sólida. O la otra es que podrían diseñar una estrategia para ganar los votantes de centro derecha y lograr pasar a segunda vuelta, lo cual también es bastante difícil.

5. Nadie va a ganar solo, el escenario político hace imposible que un solo sector gane sin hacer coaliciones. Incluso se podría pensar que, en esta ocasión, las coaliciones se necesitan desde la primera vuelta presidencial y no solo en la segunda o el balotaje. Todos los candidatos entienden esto, pero los militantes radicalizados no.

6. Gustavo Petro es hasta ahora el único candidato presidencial, los demás son precandidatos. Esto significa que aún nada está escrito y que el escenario es bastante abierto. Hay 48 precandidatos, en noviembre quedarán 30 y en marzo, luego de las consultas, podrían quedar entre cinco y seis con cierta fuerza. Así, cualquier candidato que para mayo esté por encima del 20% podría estar en segunda vuelta. A la vez, una campaña con un diseño innovador podría lograr un 20% y meterse en esa segunda vuelta.

7. La imagen del presidente Iván Duque parece que en el futuro no empeorará, pero tampoco mejorará de forma significativa, eso quiere decir que el Uribismo no tendría opciones de Gobierno, pero podría luchar por una vicepresidencia de la mano de alguno de los candidatos de derecha. Colombia estaría en la época del posuribismo.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS