columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Aquellas revistas de monaguillos en pelotas

Lo escandaloso de la Iglesia no es un obispo enamorado, sino el celibato forzado, la pederastia que se ha alojado en sus entrañas y el machismo que pervive sin que nadie se escandalice

Xavier Novell i Gomà, obispo de Solsona (Lleida) en su habitación preparándose para salir a dar un paseo por el campo.
Xavier Novell i Gomà, obispo de Solsona (Lleida) en su habitación preparándose para salir a dar un paseo por el campo.Marcel·lí Sàenz

Sorprende el escándalo que se ha liado con la fuga del obispo de Solsona, cuando lo que debería sorprender es la escandalosa realidad de la Iglesia católica. Veamos.

Más información

Esta sociedad nuestra que tanto se asusta de la situación de las mujeres en Afganistán, de cómo los barbudos institucionalizan su separación de los hombres en la escuela si es que las dejan estudiar; su vestimenta anuladora; su desigualdad rampante; su sumisión y sometimiento a los dictados de sus padres, maridos o hermanos. Esta sociedad, decimos, que tanto se asusta de aquello no suele asustarse sin embargo de una realidad más cercana y es el régimen medieval en el que la Iglesia católica sitúa a las mujeres.

Vestidas con la toca que esconde cabellos que algún día fueron hermosos, las religiosas barren y limpian modositamente el territorio en el que ellos, los religiosos, han elegido papas, han transformado una oblea en cuerpo de Cristo y han impartido sacramentos cual depositarios de un poder que al parecer solo ellos están capacitados para ejercer. Hasta en la Edad Media hubo reinas a pesar de la milenaria cultura patriarcal.

Las mujeres que han consagrado su vida a la Iglesia triplican de sobra a los hombres: en España hay 3.322 comunidades femeninas (28.323 religiosas en total) y 1.319 masculinas (8.963 religiosos), según datos de la Conferencia Episcopal. ¿Se imaginan lo que podría hacer la Iglesia con tanta energía, con tanta vocación? Y sin embargo aún son solo ellos quienes pueden ejercer el sacerdocio. Y si a ellas les han ido concediendo más papel ha sido únicamente cuando faltan los preciados hombres. Sin impartir sacramentos, faltaría más, no vaya a asomar el diablo.

Hubo un gag fabuloso de Faemino y Cansado que sigue vivito y coleando en la red. En un sínodo de obispos (sic), éstos se pelean por defender a sus referentes —¡San Mateo! ¡San Juan! ¡San Cosme! ¡San Damián!, como si de equipos de fútbol se tratara—, cuando surge la idea de ir a Roma a pedir al Papa un cardenal para España. El arzobispo acude presto al Vaticano y Su Santidad le hace esperar en la Capilla Sixtina, donde se dedica a “ojear revistas de monaguillos en pelotas” mientras unos “muchachos, diablillos” encalan los techos. Total, vienen a decir, el tal Miguel Ángel no sería tan importante, si no nos acordamos del apellido. Y el arzobispo, por resumir, acaba recibiendo un cardenal, pero en el fémur. “Eso es un golpe, pero mañana es un cardenal”, le dicen. Véanlo.

En fin. Lo escandaloso de la Iglesia no es un obispo enamorado, sino el celibato forzado, la pederastia que se ha alojado en sus entrañas; y el machismo institucional y medieval que pervive sin que nadie se escandalice. Un gran cardenal, más duradero que el golpe, que sigue dañando esta sociedad.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Periodista de EL PAÍS, ha sido enviada especial en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora a cargo de Internacional, Domingo, Sociedad, Web o Babelia. Escribe entrevistas y crítica cultural, es columnista en la sección de Opinión y analista de Hoy por Hoy, en la Cadena Ser. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción