Aniversario de los atentados 11-S
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Tres lecciones de 20 años desperdiciados desde el 11-S

La fuerza militar no vale para cambiar regímenes; no se puede ignorar a los actores regionales en escenarios de guerra; y Europa no puede depender de EE UU en su acción exterior

Vista del sur de Manhattan, donde estuvieron las Torres Gemelas, este jueves.
Vista del sur de Manhattan, donde estuvieron las Torres Gemelas, este jueves.CARLOS BARRIA (Reuters)
Más información
Vídeo | Cronología en imágenes de los atentados del 11-S

Hace 20 años, los ataques terroristas del 11 de septiembre conmocionaron al mundo. “Todos somos americanos” se convirtió en un llamamiento a la solidaridad universal. La invulnerabilidad de Occidente tras el final de la Guerra Fría se reveló como una mera ilusión. Y la globalización, que se había impuesto como paradigma a seguir y había apuntalado el dominio económico occidental en los años noventa, ahora venía aparejada a retos imprevistos.

Dos décadas después de los ataques, sus consecuencias para Occidente y para el mundo en general se han hecho más evidentes todavía. Un actor violento y de naturaleza no estatal pasó a condicionar la agenda internacional en un grado extraordinario. Tras hacer frente al comunismo y gozar de un momento unipolar durante la década de los noventa, la lucha contra el terrorismo devino el hilo conductor de la política exterior estadounidense.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Occidente, liderado por Estados Unidos, no constituía un bastión inexpugnable, pero su hegemonía seguía siendo incuestionable. No es de extrañar, por tanto, que la invasión de Afganistán contara con un abrumador apoyo internacional. Los ataques no podían quedar sin respuesta mientras los talibanes proporcionaran un santuario para Al Qaeda desde el cual preparar y lanzar sus operaciones terroristas.

Sin embargo, la guerra en Afganistán será recordada como un gran fracaso. Los altos costes y los exiguos resultados de la campaña hacen que aflore una pregunta obvia: ¿de qué sirvió? Más de 48.000 civiles afganos, al menos 66.000 soldados afganos y 3.500 soldados de la OTAN murieron durante el conflicto. Estados Unidos se dejó más de dos billones de dólares [1,7 billones de euros] en su afán por construir un Estado afgano viable.

La “guerra global contra el terrorismo” que sucedió al 11-S fue un esfuerzo mayoritariamente estéril, y la reciente formación de un Gobierno talibán en Kabul es prueba de ello. Los talibanes derrotaron a las fuerzas de seguridad afganas en cuestión de días y ahora los afganos —especialmente las mujeres y las niñas— habrán de afrontar de nuevo la represión de un régimen fundamentalista. Cuando menos, la responsabilidad de Occidente es extraer las lecciones adecuadas de esta deplorable experiencia.

Una primera lección es que la fuerza militar ejercida desde el exterior no es un método sensato para producir cambios de régimen. Occidente no logró crear un Estado afgano moderno, democrático y lo suficientemente fuerte como para hacer frente a la amenaza de los talibanes. Estados Unidos también fracasó tras su invasión ilegal de Irak, donde pronto se enfrentó a una insurgencia que luego conduciría a la creación del grupo terrorista Estado Islámico. Por su parte, Libia se sumió en el caos en 2011 después de que la OTAN se obcecara en derrocar a su dictador, Muamar el Gadafi.

La moraleja es clara: establecer una presencia militar y verter recursos en un país no garantiza resultados en materia de seguridad, desarrollo y gobernabilidad democrática. Por definición, edificar una nación requiere del consentimiento de sus ciudadanos, con lo que toda iniciativa al respecto debe canalizarse a través de actores percibidos como legítimos por la población local. Al respaldar a señores de la guerra como Abdul Rashid Dostum, cuyas fuerzas cometieron numerosas atrocidades, Occidente socavó sus propios esfuerzos y alienó a gran parte de la población afgana.

En términos más generales, la idea de que las instituciones de un país pueden ser reemplazadas de la noche a la mañana por otras completamente nuevas siempre fue inverosímil. La mayoría de Estados se han construido de forma gradual y endógena a través de la cooperación y la negociación durante largos períodos de tiempo, y no por decreto externo. El ejemplo y la seducción por parte de otros Estados suelen ser más efectivos que la fuerza y la coerción.

Después del 11 de septiembre, la Administración Bush apostó por la fuerza militar en detrimento de la diplomacia, que tradicionalmente había apuntalado el activo más valioso de Estados Unidos: su atractivo para el mundo. Recordemos que el Muro de Berlín cayó tras años de evidencias de que el modelo económico occidental producía niveles de vida fuera del alcance de los berlineses orientales.

La segunda lección de estos 20 años en Afganistán es que la exclusión de actores regionales en escenarios de conflicto no es una estrategia viable, y mucho menos en el orden multipolar actual. Al decidir ir por libre, Occidente no interiorizó la naturaleza cambiante de las distribuciones de poder internacionales.

El vecindario de Afganistán presentaba una serie de oportunidades que fueron desaprovechadas. Es cierto que China no estaba en condiciones de contribuir sustancialmente a comienzos del milenio. Pero a medida que emergía como una potencia global, una coordinación más estrecha entre las labores de estabilización lideradas por Estados Unidos y la inversión económica china podría haber maximizado los beneficios de proyectos de desarrollo para la población afgana.

Por otro lado, una mayor participación rusa podría haber permitido que los recursos llegaran a Afganistán a través de la Red de Distribución del Norte, evitando el territorio de Pakistán y equilibrando de este modo su enorme influencia. Asimismo, las cuantiosas inversiones saudíes en Pakistán podrían haber servido de acicate para que el Gobierno de Islamabad desempeñase un papel más constructivo en los esfuerzos para resolver problemas regionales.

La última lección de la debacle afgana concierne a Europa en particular. El viraje que está experimentando Estados Unidos, que ya no parece dispuesto a ejercer de policía del mundo, debería hacer que Europa reflexionara sobre hasta qué punto quiere depender de las capacidades y decisiones estadounidenses para llevar a cabo su política exterior.

La evacuación de Kabul ofrece un crudo ejemplo de dependencia europea de Estados Unidos, ya que no habría sido posible encontrar una vía de salida para muchos ciudadanos europeos —así como afganos que colaboraron con las fuerzas aliadas— sin la ayuda estadounidense. Y ante la posibilidad de una repetición de la crisis de refugiados de 2015, se hace evidente que las deficiencias en la capacidad de la UE para operar autónomamente en Afganistán tienen un precio. El espíritu de “aprender actuando” debería vehicular una mejora de las operaciones civiles-militares de la UE, para evitar importar situaciones de inestabilidad.

Aunque el mundo ha cambiado notablemente en los últimos 20 años, el terrorismo internacional sigue siendo un problema igual de acuciante. La grave crisis de seguridad que atraviesa el Sahel, por ejemplo, debería hacernos reflexionar sobre nuestros fracasos, y sobre qué curso de acción tomar en el futuro. Hay algo que está claro: las “guerras eternas” son, ante todo, insostenibles para quienes las padecen. Todos éramos americanos el 11 de septiembre. Pero, después, nos olvidamos de ser afganos.

Javier Solana es distinguished fellow en la Brookings Institution y presidente de EsadeGeo-Center for Global Economy and Geopolitics. Fue secretario general de la OTAN (1995-1999) y alto representante de Exteriores de la UE (1999-2009).

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS