Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Violencias

Colocar el rótulo de víctima de abuso sexual infantil a personas que no se sienten tales es reproducir el mecanismo de violencia que se quiere denunciar

Luis Sevillano Arribas
Más información

Hace unos días, Mario Vargas Llosa participó de la Feria del Libro de Cajamarca, Perú. Le preguntaron por su alejamiento de la religión y, para responder, hizo una introducción necesaria. Contó que a los 12 años tuvo “un incidente de origen sexual” cuando un día, al presentarse en el colegio religioso al que iba, uno de los curas lo llevó al quinto piso: “Este hermano que había sido muy buen profesor sacó unas revistas mexicanas que eran de desnudos. Muy asustado, empecé a hojearlas. De pronto descubrí que este hermano me estaba tocando la bragueta, como si quisiera masturbarme. Me eché a llorar y se asustó mucho, me abrió la puerta, me dejó salir y me dijo ‘cálmate’. Le cuento esto porque, a partir de entonces, yo, que había sido un niño muy creyente, me fui desinteresando de la religión”. Al día siguiente, escándalo: “Vargas Llosa confesó que fue víctima de abuso sexual a los 12 años”, “la traumática revelación de Vargas Llosa”, “Vargas Llosa reveló que fue abusado de niño”. Pero Vargas Llosa no habla de abuso sino de “un incidente de origen sexual”. Al mencionar al cura lo llama serenamente “hermano” y aclara que era un buen profesor. Ni en ese relato ni en declaraciones posteriores señala que la situación lo haya traumatizado o que se sienta “víctima” de alguna cosa. Tampoco confesó ni reveló nada: todo eso estaba contado con pelos y señales en El pez en el agua, su libro de memorias de 1993, cuando ya era autor de algunas de las mejores novelas de la historia de la literatura, y sin embargo nadie le preguntó nada, ni entonces ni después. El abuso sexual infantil es una abominación que puede dejar daños irreparables. Pero ser incapaces de distinguir entre experiencia y trauma (algo que sucedió, algo que todavía sucede), y colocar el rótulo de víctima a personas que no se sienten tales, es reproducir el mecanismo de violencia que se quiere, con nobleza, denunciar.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción