Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La plaga

¿Cuándo y cómo empezó la epidemia de estupidez masiva que a veces se llama “populismo”?

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, interviene en una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados el pasado 15 de septiembre.
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, interviene en una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados el pasado 15 de septiembre.Eduardo Parra (Europa Press)
Más información
Cómo el populismo se apodera del pueblo

¿Cuándo y cómo empezó la epidemia de estupidez masiva que a veces se llama “populismo”? Tiene y ha tenido capítulos históricos: la presidencia de Trump, las bufonadas de Boris Johnson, las chulerías de Berlusconi en Italia, los nacionalismos decimonónicos en España. Pero, sobre todo, la hecatombe educativa, el infantilismo perverso de los dirigentes, el hundimiento del pensamiento o el ascenso de los narcisistas entre las así llamadas “identidades”, que no son sino caprichos minúsculos frente a la tragedia real de la población. ¿Cuándo comenzó? ¿En el viaje de la french theory a los campus yanquis? ¿En su regreso a Europa convertida en comida basura para cerebros obesos?

Quizás sea el efecto inmenso de muchas décadas de machaque técnico y publicitario hasta la licuefacción del cerebro occidental. Digamos, una exigencia del tejido tecnológico, incompatible con la inteligencia. Esta infección sigilosa, con los años ha ido tomando proporciones gigantescas hasta desplazar el centro del poder mundial a China, donde ya casi no existe individuación. Siempre nos vencerán en la ruina mental que conduce a los bancos de anchoas humanas armadas con misiles atómicos.

El ataque de la bacteria idiota es global, pero afecta en mayor medida a aquellos países que, como España, siempre han combatido la educación, el talento artístico, el mérito intelectual, la visión científica. Si en todas partes la estupidez ha producido desolación, en España empuja al suicidio porque nunca podremos convertirnos en disciplinadas masas chinas, sacrificadas y trabajadoras. Será por esto que nuestra ministra de Trabajo y Economía Social (¿por qué “social”? ¿no es social toda economía?) ha prologado el rancio Manifiesto comunista, como invitación a una deriva pro china en nuestra sociedad.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Félix de Azúa

Nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS