columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Por brujas

Cierto que los gañanes cada vez son menos, creo, pero también que están envalentonados y hacen más ruido

La diputada del PSOE Laura Berja, este martes en el Congreso de los Diputados.
La diputada del PSOE Laura Berja, este martes en el Congreso de los Diputados.Alejandro Martínez Vélez (Europa Press)
Más información

Hay un subtipo de señores de todas las siglas y edades para quienes, menos sus madres, hermanas, esposas e hijas, que son sagradas, el resto de mujeres son sospechosas por el hecho de no haber nacido con testículos. Muchos, casi todos, van de incógnito y, si no se les provoca, que dirían ellos, se muestran respetuosos, igualitarios, coleguitas, incluso, con las señoras. Pero, en cuanto una saca los pies del tiesto, de su tiesto de ellos, la ponen en su sitio desde su superioridad cromosómica, a ver quién cojones se ha creído que es la tía esa. Es entonces cuando se retratan en toda su misoginia. Si se muestran firmes en sus convicciones, las llaman mal folladas. Si aluden a su sexualidad, putas. Y si van con prisas sacan el comodín del machista y las tachan de brujas, que lo tiene todo. Cierto que los gañanes cada vez son menos, creo, pero también que están envalentonados y hacen más ruido.

El martes, el diputado de Vox José María Sánchez, juez para más inri, llamó bruja a la diputada socialista Laura Berja, que estaba defendiendo en la tribuna el derecho de las mujeres a abortar sin ser acosadas. El posterior numerito de Sánchez al ser apercibido por la presidencia me interesa menos que la airada reacción de su compañera de filas, Macarena Olona, acusando a la prensa de no arroparla cuando a ella la llamaron fascista en el mismo sitio. No, señora Olona. Llamar bruja a una mujer en el Congreso no es igual que llamarla fascista, siendo ello censurable si no es cierto, y siendo quien sea quien suelte el esputo y lo reciba. Llamando a una mujer bruja se la deshumaniza y se resucita el fantasma de la hoguera. A un señor no se le llama brujo. Ni puto ni mal follado, por cierto. Pero esa es otra columna. Porque, a todo esto, mientras unas van de víctimas, la falta de ginecólogos no objetores en hospitales públicos obliga a demasiadas a ir a centros privados a ejercer un derecho legal y soportar el juicio ajeno en la puerta. Ese es el escándalo. Ellas, las víctimas.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción