Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Andalucía, Valencia, otra España

La financiación es un agujero negro en el mapa español de las desigualdades y desequilibrios. No es una “sensación de infrafinanciación”, como dice Calviño, sino un problema

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, durante una intervención en el Congreso.
La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, durante una intervención en el Congreso.Eduardo Parra - Europa Press (Europa Press)
Más información

Los presidentes valenciano y andaluz, Ximo Puig y Juanma Moreno, con su causa común han roto la inercia de las trincheras partidistas y la verticalidad impuesta por Ferraz o Génova. Esa cuña ha sobresaltado a los administradores acomodados del statu quo. Incluso la ministra Calviño, por lo general flemática y de tibia retórica bruselense, los ha acusado de frentismo. Parece que Calviño olvida, o quizá desdeña, que lleven años levantando la voz contra un sistema injusto. También Lambán se ha apresurado a clamar contra el agravio, cinco minutos antes de agitar el frente de la España despoblada. Feijóo ha terciado ofreciendo la nada. En realidad, Puig y Moreno no han planteado un bloque frentista, sino una alianza para sumar decibelios, después de años sin lograr hacerse oír. Ahora tienen la ventaja de estar bajo los focos, porque el PP mira a Juanma Moreno para que las elecciones andaluzas revaloricen la marca PP y Sánchez confía eso mismo a Ximo Puig. Ni por esas.

Los españoles no son iguales ante la ley... al menos no ante la ley de financiación autonómica. Cada valenciano llega a 200 euros menos per cápita, y un andaluz supera los 100. No parece que el Gobierno, aunque anuncie para noviembre un nuevo cálculo de población ajustada, vaya a mover ficha. La pax regionum es frágil. Con Cataluña marcando otra vez el timing de la legislatura, no se asumirá el riesgo de agitar el tablero territorial. María Jesús Montero, otrora combativa consejera de Hacienda que diseñó las cuentas asumidas por su sucesor del PP, narcotiza farragosamente el debate por no admitir la ausencia de voluntad política. Al cabo, nadie teme que Andalucía o Valencia rompan la baraja. Más allá del rol asumido en Andalucía de ser el contrapeso fundamental de los nacionalismos, Moreno es un líder leal, incluso demasiado leal. Sánchez tardo 880 días en recibirlo en La Moncloa, y sólo como coartada al recibir a Pere Aragonès días después de su investidura. Ni el Hemoal se lleva más en silencio.

El Estado de las Autonomías está debilitado. En el 78 se cerró con un compromiso frágil denominado Título VIII, y desde entonces ha sufrido fuertes tensiones, sobre todo de ETA y el nacionalismo vasco, después del procés catalán... y aún quedaba por ver el unilateralismo del Madrid de Ayuso, entre el dumping y el discurso de las balanzas fiscales, o la irrupción de Vox contra el marco autonómico. Al modo de Teruel Existe, en la España de qué-hay-de-lo-mío sólo es previsible más cantonalismo. Y algo hay que imputar a la miopía generalizada de los medios nacionales respecto a la periferia. Qué significativo que esta semana algunos hayan concedido mayor relevancia al vodevil de los Juegos Olímpicos de Madrid que a la cita de Puig y Moreno. Son los mismos que informan del volcán situándolo a 2.655 km de la Puerta del Sol o que miden la lava en Parques del Retiro. La boina de Madrid no es sólo NO2. La financiación es un agujero negro en el mapa español de las desigualdades y desequilibrios. No es una “sensación de infrafinanciación”, como dice Calviño, sino “un problema de infrafinanciación”. Pero quizá desde Madrid algunos lo ven absurdamente lejano, como un volcán canario.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Teodoro León Gross

Málaga, 1966. Columnista en El País desde 2017, también Joly, antes El Mundo y Vocento; comentarista en Cadena SER; director de Mesa de Análisis en Canal Sur. Profesor Titular de Comunicación (UMA), licenciado en Filología, doctor en Periodismo. Libros como El artículo de opinión o El periodismo débil... Investigador en el sistema de medios.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción